sábado

Bromas para este 28 de diciembre que te gustarían que fueran ciertas

Para muchos este 28 de diciembre (día de los santos inocentes) es la oportunidad perfecta de timar a los amigos. Es mi pretexto para sacar la amargura. 


La falda de Manzanares será corta. 


  1. Morante de la Puebla pierde 23 kilos y anuncia que vestirá el traje de su confirmación en Madrid. 
  2. Enrique Ponce en entrevista se disculpa con la afición mexicana y anuncia una encerrona con toros de Santa María de Xalpa despitorrados en puntas, en la Nuevo Progreso en febrero de 2014. 
  3. Julián López "El Juli" promete, por su madre, que nunca más lidiará becerros y novillos en corridas de toros, aunque le regalen los animales y los empresarios insistan. 
  4. José Mari Manzanares anuncia que toreará con falda de manera permanente, su apoderado asegura que es en honor a Juanita Cruz y que será minifalda ya que estos tiempos son de libertad. 
  5. Se hizo oficial que José Tomás lidiará seis toros en Barcelona.
  6. La empresa de la Plaza México saca  del callejón y a punta de pistola a los "colados". 
  7. La convención anual de ganaderos mexicanos se fragmenta, estipulándose que desde hoy las ganaderías que acusan debilidad, falta de trapío y bravura serán vetadas por seis años, o hasta que los registros sean honorables. Algunos toreros mexicanos y españoles preparan platón, se reunirán en la escultura de Manolo Martínez para tratar de impedir esto. 
    Los ganaderos serán vetados si mandan corridas sin trapío.
  8. Esta tarde retiraron, en La México, la escultura de Cantinflas para colocar la de El Glison. 
  9. Antitaurinas anuncian no volver a mostrar sus vergüenzas. 
  10. Genetistas mexicanos de la UNAM, logran extraer las virtudes toreras de Gaona, Armillita, Garza, El Soldado, Carmelo y Silverio Pérez, Luis Procuna, Balderas, Arellano y Conchita Cintrón, entre otros toreros. Trascendió que con o sin permiso harán pruebas en los toreros del G10 y todos los mexicanos, excepto Juan Luis Silis, para añadir a ADN dichas virtudes. Con ello, aseguran, "la Fiesta de los Toros volverá a tener vergüenza". Esta noticia es sin duda la máxima muestra de apoyo a la fiesta que la genética mexicana haya hecho en los últimos cinco siglos.
    La genética podría salvar la torería.

Los toros de De Haro para este domingo y paseo por la ganadería


Hace unos días pude pasear por De Haro, uno de sus dueños Antonio de Haro González, recibió a un pequeño grupo de aficionados alumnos y amigos, del maestro Toño Luna, en el que yo estaba anotada. 
La emoción por la corrida de este 29 de diciembre es mucha porque se trata de ver en el ruedo de La México, al toro bravo mexicano entipado por Don Manuel de Haro Caso y su esposa Doña Martha González quien heredó la tierra y los toros de su familia. Ellos formularon para la Fiesta de los Toros, un encaste bien definido tanto en hechuras como en comportamiento. 
Toño de Haro nos contó que su madre, cuando lidiaban, rezaba no para que triunfaran los toreros o los toros salieran bravos, rezaba para que no hubiera heridos, conocedora de lo que criaba en los potreros de La Laguna. La penúltima corrida de toros que enviaran a la Plaza México (abril de 1990) los toros herrados por los De Haro González llenaron la enfermería: Cruz Flores, Gerardo Vela y Gerardo Montejo se fueron al hule... daño femoral acusó el último.

Los hierros...


Para la tienta...


Doña Martha González

La puya que ha medido la bravura del hierro...

La mecedora de don Manuel de Haro Coso


Encharcado el campo, pudimos ver a las vacas y al semental blanco que recuerda a Zeus raptando a Europa... 

En los potreros, con las lluvias, se forma una laguna. 




El toro blanco... sus becerros y sus vacas.


Novillos... 




Tabaco y gualda (oro). 
Estos son los toros que portarán la divisa de esta casa: tabaco y gualda (oro). Criados bajo la honradez de los libros que declaran su edad y el cuidado de los lazos genéticos que aseguran su trapío. 



Foto: Humberto García


Foto: Humberto García

Foto: Humberto García
Foto: Humberto García

Foto: Humberto García

Foto: Humberto García

Foto: Humberto García

Foto: Humberto García

Foto: Humberto García
Buscaba pelea... 


¿Quiénes van este 29 a La México? Los cabales y el ganadero. 


El ganadero comentaba que más de un torero (de los que buscan el triunfo para poder sobresalir) se apuntaba para lidiar a sus toros este fin de año. Sólo lo lograron Pizarro que es gran amigo del hierro, Rivera y López. Ya veremos cómo les va... esta vez no rezaremos para que la corrida sea "buena", para que "embista", sea "cómoda para los toreros" o para que no le falte el mentado "puntito de bravura"; no, no rezaremos para eso, pero sí para que los toreros tengan los suficientes recursos para salir con bien y si es posible con algún trofeo. Lo haremos para recordar a doña Martha, ha veinte años, un mes y nueve días desde que no se lidia una corrida de toros de su ganadería en La México. 


Regidores de la ciudad de Puebla quieren prohibir las corridas de toros

¿Por qué se le llama progreso a la pérdida de identidad? ¿Hacia dónde nos lleva el progreso? ¿Por qué me haría mejor ciudadana dejar de ir a las corridas de toros? ¿Por qué debo renunciar a una expresión cultural que me heredaron mis padres? ¿Por qué debo despreciar los recuerdos más preciados de mi infancia? ¿De verdad no comprenden que también somos ciudadanos con valores e identidad propia? ¿Hacia dónde lleva el progreso de los que pierden su identidad? ¿De verdad ser iguales es mejor? ¿Por qué seguimos negando la multiculturalidad de nuestro país? ¿Por qué resolver a favor de las mayorías intolerantes y dejar de lado problemas como la pobreza o la inseguridad? 



Hace unos días los regidores del municipio de Puebla lanzaron dos propuestas: disminuir el número de horas de la Ley Seca (de 48 a 24hrs) y prohibir las corridas de toros. Inmediatamente hice comentarios en twitter al respecto, pues en Puebla ya no hay permisos para utilizar la plaza de toros y aún así se afanan en reprimirnos como aficionados. Luego de intercambiar mensajes, los regidores a través de su cuenta de Twitter me pidieron un correo electrónico para comunicarse conmigo. Comparto con ustedes el mensaje que recibí así como mi respuesta. 
--- 
Estimada Gabriela:

Los Regidores formamos parte del cuerpo colegiado que delibera, analiza, resuelve, evalúa, controla y vigila los actos de administración del Gobierno Municipal, además de ser los encargados de vigilar la correcta prestación de los servicios públicos, así como el adecuado funcionamiento de los diversos ramos de la Administración Municipal, con base en lo dispuesto por la Ley Orgánica Municipal. Trabajamos cada día por mejorar la atención a la ciudadanía, por lo que tomaremos en cuenta tu petición. 

Resolveremos en la medida de lo posible tus inquietudes, siempre que correspondan a nuestra jurisdicción. Sobre tu caso especifico, queremos puntualizar que las diversas comisiones que forman parte del actual Cabildo de Puebla, han trabajado en diversas propuestas de toda índole. Ayer, en Sesión Ordinaria de Cabildo se hicieron pronunciamientos entorno a la Fiesta Taurina, lo que generó el debate entre los Regidores que conforman el Cabildo mas plural en la historia de nuestra ciudad. Sin duda, tu colaboración y tus puntos de vista serán muy importantes. 

 Espera comunicación posterior para poder agendar una plática formal contigo. Recibe nuestros saludos y te invitamos a formar parte de la colecta a través de nuestro Centro de Acopio en apoyo a nuestros hermanos de estados que han resultado damnificados ante la contingencia provocada por Ingrid y Manuel. 

Saludos 

SUPLICAMOS CONFIRMAR DE RECIBIDO 
-- 
Comunicación Social / Sala de Regidores H. Ayuntamiento de Puebla Twitter @RegidoresPuebla


--------------------------------------------------------------------------------------

Estimados regidores:

Gracias por su pronta respuesta. Lamentablemente pareciera que son propuestas vacías las que tienen mayor movimiento en los medios de comunicación. Innegable es que la Tauromaquia (es incorrecto decir Fiesta Taurina, el uso dentro de la comunidad es: Fiesta Brava o Fiesta de los Toros), es un tema polémico que congregará a muchos jóvenes ansiosos de movimientos activistas, sin embargo al igual que la pugna por disminuir a la mitad el número de horas para la Ley Seca, me resultan insuficientes para ponerlas sobre la mesa, aún más cuando nuestro Estado tiene uno de los primeros lugares en las estadísticas de pobreza, cuando nuestra capital pierde y sufre pérdidas de patrimonio cultural material, cuando la inseguridad está aumentado. ¿Ustedes pugnan por más borrachos y menos expresiones culturales? Creo que es una postura irresponsable de su parte.

El día de mañana daré una conferencia sobre El Humanismo, la Ciencia y la Tauromaquia, en la Universidad del Valle de Puebla a las 10hrs. Ojalá alguno de ustedes pueda asistir. Estoy segura de que si ustedes observan y se acercan a la Tauromaquia, descubrirán que hay mucho más que sangre de hombres y toros en las plazas, descubrirán la riqueza de una expresión cultural que lamentablemente es motivo de odio desmedido por parte de quienes no la conocen ni la reconocen.

Esperando fecha para la cita, quedo

Claudia Gabriela Guevara Gómez
Lic. en Lingüística y Literatura Hispánica (BUAP)
Dip. en Lingüística descriptiva y empatía cultural (UASLP)
Dip. en Cultura y Arte Taurinos (UAPEP)
Becaria CONCYTEP 2009
Premio Nacional de Lingüística "Wigberto Jiménez Moreno" INAH 2010
Periodista y fotógrafo taurino en www.sexenio.com.mx, www.inter-toros.com, www.desolysombra.com 
Titular de Las Taurinas en www.sexenio.fm Teléfono celular: 22 25 163 821

____________________________________________________________________________

A la conferencia a la que los invité, no se presentaron o si lo hicieron no se acercaron a esta gachí. El auditorio de la UVP se llenó, los jóvenes respondieron muy bien a los argumentos que les di sobre el respeto a nuestra expresión cultural. Ahora espero que realmente se lleve a cabo la reunión.

 

miércoles

Una editorial para Las Taurinas

La afición por los toros es hoy, cada vez más complicado, por un lado la Fiesta brava anda de capa caída y eso impide que se fortalezca la afluencia a nuestras plazas; por otro, los antitaurinos van ‘ganando adeptos’ que se suman a las protestas con pancartas que transpiran odio desmedido y mal infundado. Sin embargo la lucha por mantener viva esta expresión cultural se encuentra en el seno familiar de cada aficionado… Mi abuelito Juan, por ejemplo, nos invitaba al toro, íbamos todos juntos a la plaza (que hoy amenazan con desaparecer) un día antes de la corrida para ver el encierro, luego si le gustaban los bichos, comprábamos los boletos. Toda la familia Guevara iba a los toros en año nuevo, lo hacíamos también en otras fechas pero cada quien por su lado. Esos fines de año eran maravillosos: todos convivíamos, platicábamos y disfrutábamos. Recuerdo que mi abue señalaba alguno que otro pase, y si conocía al espada hacía mención de alguna buena actuación y claro, el nombre del toro. 

Después de algún tiempo de andar en la legua, me he dado cuenta de que hay aficionados que tienen una memoria prodigiosa, recuerdan fechas, datos, nombres, olores, anécdotas, chismes, canciones, momentos que el toro les ha herrado en los ojos y la boca para placer de quienes tenemos la oportunidad de escucharlos. La tradición oral es fundamental en la cultural del Toro, gracias a ella los jóvenes que vamos a los toros, nos enamoramos del pasado y conocemos y reafirmamos sus valores.

Hablar de toros en un espacio como sexenio.fm es un gran compromiso, no sólo porque estamos en una ciudad que está pronta a perder su plaza de toros, sino porque es una de las que genera un gran número de conferencias taurinas a lo largo del año. Hablar de toros desde Las Taurinas es un gran compromiso porque este programa llega a su tercera temporada con una historia donde las voces de mujeres que saben de toros han chanelado con arte y bravura que son clave para la Tauromaquia. Un compromiso muy grande porque las primeras dos temporadas fueron fundamentales para la consolidación del cauce de nuestro río taurino. Hablar de toros es un gran compromiso porque se trata de un tema tan incómodo como desconocido por la sociedad actual.

Las Taurinas pretende ser un espacio donde el último animal divinizado en occidente, el toro, sea el protagonista y nos cuente cómo a través de la historia de la humanidad ha sido necesario para  fortalecer los valores de ésta, representar sus miedos más profundos, sus emociones más luminosas y cómo hoy en una plaza de toros, logra llevarnos hasta el placer estético al perseguir con bravura la muleta o el capote de los toreros.
Gracias a todos y todas quienes hicieron posibles las dos temporadas anteriores de este proyecto: Claudia Oliver (QPD) por abrirnos las puertas en Proyecto Puebla, a mi prima Sandy Guevara, a mi tocaya Gaby Roldán (Veracruz); A Marco A. Ponce de León por abrirnos las puertas y enseñarnos tanto en Visión Puebla, a Gaby Ferrer, a la ganadera Paloma Chávez, a Yhovanna Ferral Ferrer, a Gaby López, a Mariana González, a Montserrat Pulido. En espacial, por su apoyo incondicional a Felipe Álvarez (Gdl).

Hoy sacaremos un pañuelo blanco para solicitar el reconocimiento a las labores de lidia para Sexenio, pues al abrirnos las puertas apuesta también por un mundo más plural donde todas la expresiones sean incluidas, donde el toro aún tenga un momento para explicarse y difundirse. Gracias: a Quique Bush quien nos dio el espacio en radio, a Garabed Hernández por su apoyo para esta columna, a Claudia,  Daniela, Angie y Laura por su interés y apoyo para que este nuevo comienzo sea maravilloso, a Óscar Cote por el logo.  Y claro a quienes se embarcan conmigo a esta nueva plaza que es Sexenio.fm: Nadlleli Bastida (OyT) y Helena Alcántar quienes estarán como co conductoras cada miércoles, y a Mary Carmen Chávez Rivadeneyra (INAH), Gaby López que nuevamente nos echa el capotazo, Rocío Carranza y Artemisa Benítez (Gld), quienes serán parte de la cuadrilla con sus colaboraciones. Gracias guapas por disfrutar como esta gachí, del Toro bravo.

Los esperamos todos los miércoles a las 7:20pm en Sexenio.fm


Un apunte sobre la Diosa rubia del toreo


La mujer en el ruedo ha tenido sus vaivenes, y contrario a lo que su pudiera pensar, ellas, las toreras, han armado líos gordos al embelesar a la afición no sólo con su belleza sino también con su buen trasteo o rejoneo en su caso. 

Desde La Charrita hasta Hilda Tenorio las mujeres en México han llamado mucho la atención. La primera con vestidos largos que dejaban a penas ver su tobillo, era quien llenaba plazas a la par de Ponciano Díaz a finales del siglo XIX, cabe mencionar que en ese entonces también estaba en activo la Cuadrilla de señoritas toreras; la segunda, Hilda, enfundada ya en un traje de luces ha conseguido quedar en la memoria de muchos aficionados de mi generación. Ya entrado el siglo XX, es descubierta en el mundo del toro: Conchita Cintrón, nacida en Chile, criada en Perú, de padre puertorriqueño y madre norteamerica de origen irlandés*.

Se presentó por primera vez en México el 20 de agosto de 1939 como rejoneadora con dos toros de Caltengo, alternando con Manuel Jiménez, Chicuelín, Jesús Guerra Guerrita y Alejandro Montani. En las fotografías, los documentales (http://goo.gl/vCTMgE), las entrevistas y las notas de prensa, podemos percibir su fuerza, su carisma, su determinación, su buen toreo y también esa búsqueda por un toreo completo, sin –extrañamente- perder esa feminidad, que además era para recibirla con pañuelos blancos al partir plaza. Las prohibiciones para que las mujeres lidiaran a pie se consolidaron, en España con el estallido de la Guerra Civil y con ello, la Diosa rubia del toreo (mote que adquirió en México), no podía bajar del caballo, sobre esto, alguna vez declaró: "Todo lo que se hace a dúo es más bonito que a trío. Me enojaba estar supeditada a lo que el caballo quisiera".

Triunfó en los ruedos de Perú, Colombia, Venezuela, España, Portugal y México, se sabe que también actuó en una corrida incruenta en California. Escribió varios libros, entre ellos el que aún se puede encontrar en la vendimia de cualquier plaza, es Por qué vuelven los toreros; su biografía Recuerdos es un poco más difícil de conseguir. También escribía para algunos periódicos, en México y España.

Cintrón fue madre de cinco hijos, su esposo un portugués, contrario a lo que se presume que provocan las esposas, no fue un factor para que ella dejara los ruedos, se retiró a los cincuenta años con más de 400 festejos que la consagraron en el mundo del toro. Y ahora que sabemos que Francia está siendo ejemplo de cómo lidiar a los toros, podríamos apuntar que la Diosa rubia a sus 70 años, en traje campero, hizo el paseíllo en Nimes… para placer de muchos, a sabiendas que desde su nacimiento la sangre de medio planeta ya le pertenecía. 

¿Cuándo volverán esos tiempos en que lidiar al lado de mujeres como Conchita, La Charrita o Juanita Cruz serán muestran de tanto valor como hacerlo a la par de varones? Maripaz Vega, una de las españolas que sabe lidiar, sigue sin figurar en grandes carteles y es verdaderamente una lástima.

*Murió en febrero de 2009. 

A mí no me gusta hablar de Manolo

Hoy (14 de agosto) se cumplen 44 años de lo que se lee en los libros como ‘un importante triunfo en San Sebastián’ de Manolo Martínez. Particularmente, preferiría hablar de los 72 años que cumple la presentación como novillero de Luis Procuna en El Toreo, en esos tan añorados Jueves Taurinos


Hace tres años entrevisté al novillero Jorge Rizo quien cortó la única oreja en la segunda novillada de la Plaza de Toros México en esta temporada… al parecer son 12 novilladas las que debe dar el empresario para poder vender el Derecho de apartado a quienes tienen esa especie de propiedad en el Coso de Insurgentes. Aquella vez Jorge me decía que su gran ilusión, era ir a la Plaza México, partir plaza vestido de luces y hacer lo que ama, que no es sino torear.  A mediados de abril la empresa publicó un pequeño comunicado para convocar a todos los novilleros de la República para conformar los carteles, los requisitos eran: el currículum y un video de la última presentación del novillero en cuestión. ¿Qué habrán visto los que tuvieron que recibir los papeles de identidad de los chavales que se han presentado?

Días más tarde en la web de la empresa, se leían los 35 nombres que se jugarían la vida. Jorge Rizo estaba apuntado, luego de “3 años de insistencia 3”. Rizo a pesar de no tener tan mala estrella y haberse presentado en distintas plazas y tener buenos resultados, aquella tarde en La México las cosas no marcharon tan bien como yo imaginé. Vi a un joven con cuerpo de torero y detalles finos pero sin una idea del todo clara, ante el toro. Sin embargo pensé (en ese momento) que se debía a los nervios de ser, ese novillo, la única vía para verse anunciado otra vez, la presión, el miedo y la esperanza debieron hacerle girones la tranquilidad, propia en quien tiene una amplia experiencia en esto del toro. Lo terrible al menos para mí vino después, cuando por un bajonazo le dieron una oreja y vi cómo Herrerías sacaba su propio pañuelo y, acto seguido, el juez de plaza también lo hizo.  ¿Cómo vamos a conseguir futuras figuras si el palco de la autoridad es más bien el de la sumisión y la falta de compromiso con el aficionado?

Hace unos días discutía con alguien que es cercano a la empresa, sobre la contundente investigación de Mauricio Romero que develaba con pelos y señales, las artimañas de aquella para evadir el reglamento de la plaza. Comenzó diciendo que le parecía excesivo el número de festejos novilleriles en la plaza y aseguraba que era inútil dar tantas tardes, estando los muchachos como están (mal), además de que en los últimos días la empresa había sido víctima de calumnias por parte de los veterinarios taurinos, excepto claro, Javier García de la Peña, el único benévolo con ellos, quien actualmente hace el trabajo que en su momento, Benjamín Calva y Santiago Aja realizaran con profesionalismo, seriedad y siempre con cierto aire de denuncia ante las estafas que los aficionados sufrimos con las reses que se lidian en dicho coso.
¿Cómo vamos a lograr que Jorge Rizo o cualquiera de los jóvenes espadas tengan una tarde gloriosa como la Procuna hace 72 años? ¿¡Cómo?! Si somos capaces de conseguir novillos que no lloren como becerritos. ¿Cómo vamos a conseguir que Rizo y los otros 34 demuestren que no sólo quieren sino que pueden ser toreros? ¿Cómo va a lograrlo este chaval, si su oreja, frente a los aficionados de cepa, no vale más que el pañuelo de Herrerías?

Hace más de veinte años que no se corta el rabo de un novillo. Dicen algunos que el problema de la falta de casta y las triquiñuelas en el coso capitalino comenzó con Manolo Martínez. Muchos, entonces, están convencidos de que el ‘mejicano de oro’ tiene mucho que ver con la postura que ahora asumen varias empresas y que no se ha conseguido más, que empobrecer al gremio y terminar con la afición de todo el país. Yo creo que también debemos reflexionar si a los toreros de la S (Silveti sobre todo) no están viviendo algo parecido a lo de Manolo en San Sebastián: “Todo lo que hizo estuvo bien […]Bien. “ Así ‘a secas’ sin la floritura que acompaña a las figuras ‘consagradas’.

Dicen que el toro pone a cada quién en su lugar, si alguno de los apuntados en el serial novilleril no está listo ya lo dejará ver el toro, pero para saberlo con claridad necesitamos que los novillos dejen de llorar como becerros, y para eso están precisamente los veterinarios para decirle a ese juez eclipsado, qué se debe lidiar y qué no. Pero claro, aquí hay que dejar a los empresarios hacer… que al fin son los del parné y quienes escucharon de lo que propuso como regla el ‘mejicano de oro’. ¿Ahora ven por  qué no me gusta hablar de Manolo?

P.S.: Aunque se sabe que el 24 de junio de 1526 se corrieron toros en la Nueva España, es el 13 de agosto de 1529 que por decreto se celebrara con una corrida, la caída de la gran Tenochtitlan. Ayer, oficialmente cumplimos 484 años de ver y correr Toros en México y 492 de haber conocido a la gente del viejo mundo.



sábado

Keep calm...



Hace unos momentos Luis Gallardo, quien está en la gerencia de la plaza de toros de Pachuca, anunció a Fandiño para el próximo serial de ese albero. 
Si es así, ojalá procuren toros de verdadero prestigio y no los animales que se le dan a lidiar a las llamadas 'figuras'. Esos toros que se caen, descastados, sin el peso ni los años de nada le servirán a Ivan Fandiño en México. 
Hagamos un examen de conciencia, ¿realmente lo iríamos a ver con toritos sin peso y de dudosa edad? ¿Qué ganadería quisiera que lidiara un titán como este? 


miércoles

Las manos de Alfredo Just


Valencia, tus mujeres se quedaron sin las pasiones de Alfredo. Valencia, la guerra como a otras ciudades te arrancó a tu prole más brillante. Valencia se alejaron de ti las manos del maestro Just, como lo hicieron también de los quirófanos, para encontrarse con las proporciones exactas de los cuerpos del mundo, en materiales que no perecen como lo hace la carne, que al fin es sólo eso.

Las esculturas de Just engalanan desde hace más de sesenta años la plaza de toros más grande del mundo, La México; por encargo de don Neguib Simón, dicen algunos libros, comenzó a trabajar sobre ellas en 1942 poco después de su llegada a México luego de que la Guerra Civil Española terminara con la paz de su tierra. Su trabajo taurino más emblemático es "El encierro" que enmarca la fachada del acceso principal de la plaza. Just a pesar de conocer la Fiesta Brava se toma una licencia poética para esta escultura y coloca al frente de la marcha al caporal. Como guardianes de la verdad, la muerte y el arte las 23 esculturas restantes se despliegan hacia ambos lados del encierro: Rafael Perea Boni, Carlos Arruza, Juan Belmonte, Juan Silveti, Silverio Pérez, Manuel Rodríguez Manolete, Eduardo Liceaga, Luis Briones, Manuel Jiménez Chicuelo, Alberto Balderas, Luis Procuna, Pedro Romero, y dos alegorías: Oreja y rabo, Derechazo, Banderillas y Remate. Luego de la inauguración de la plaza, el maestro Just poco o nada se relacionó con los taurinos, sin embargo durante su labor en la plaza modeló las manos de quien hoy es uno de los escultores mexicanos más importantes: Humberto Peraza, quien a la postre lo relevaría en el mundo taurino, porque para Just habría mucho más que la Plaza México. Como los españoles de antaño pero sin ánimo beligerante, puso pie en Sudamérica y el Caribe y los conquistó con su arte. El maestro, como los maletillas, habría de seguir en la legua y sólo después de algún tiempo, regresó a México para montar su taller en Nogales, Sonora; aunque viviendo del otro lado de la frontera, en Arizona.

Valencia, fueron las dos Nogales que, como unas manos, cuidaron de los últimos días de tu hijo. El cáncer, toro de mortales embestidas, le destrozó la taleguilla hace 47 años en una tarde como la de hoy. Valencia, el maestro Just le ha dado a los aficionados, la inmortalidad de sus héroes: toros y toreros que tras la muerte consiguen permanecer como guardianes de la cultura del toro y con ellos también resguardan el nombre de tu hijo.

Recomendación de lectura:

  • Alfredo Just, escultor entre Valencia y México de Juan Ángel Blanco Carrascosa. Editado por UVP en 2000.  
  • Acontecimientos taurinos mexicanos. Efemérides desarrolladas de Luis Ruiz Quiroz, editado por Ala Impar-BUAP-BTM en 2007. 










La foto taurina del siglo...

Foto: Juanjo Martín tomada de http://goo.gl/Tcxuf


El premio Taurodelta a mejor fotografía periodística es esta de Juanjo Martín, se llama "Resurrección". Como aficionada a los toros me parece la más adecuada, según están las cosas en el mundo del toreo... un mundo que tenía un ritual que ha sido pisoteado y mangoneado por los toreros a los que se les dice figuras sólo por lo que cobran y no por lo que torean. "Adecuada" porque hasta el nombre es una burla... "Resurrección", "Resurrección", "Resurrección", "Resurrección",  cómo diablos va a serlo si el torero "va en calidad de bulto", de muerto, de trapo, de señorita gringa en el Chupinazo, de novio en boda mexicana. Qué carajos, la foto no se presenta ni siquiera completa o si lo está no es cercana a los cánones de la pulcritud fotográfica, photoshopeada notablemente por el color rojo en la cara del chaval que puja al acercarse al torero, de la calva del que lo iba cargando, del brazo amarillo que se atraviesa.
Eso sí debo decir que se trata de una foto de oportunidad... que deja al descubierto lo poco que nos importa el ritual. De oportunidad para reflexionar lo mal que están ya las cosas.
Si tanto nos gusta el toro esta foto debería ser una denuncia y no un premio. Y sí, es la foto del siglo porque nos demuestra pornográficamente el estado de las cosas. 




lunes

Hoy que sería el cumpleaños de mi abuelito al que le gustaban los toros y también el de Antoñete

Abuelito: sabes bien que diario me acuerdo de ti pero esta fecha no dejará de ser espacial, como lo era cuando estabas conmigo. 



 La afición a los toros se la debo a mis padres (ambos) que me llevaron incluso aún dentro del vientre materno. Pero ellos a mi abuelito Juan, un hombre tan puntual como una corrida de toros (aunque al desdichado de Talavante le cueste entender), tan honrado como un natural del Pana, tan artista como Antoñete que cumplía años también el día de San Juan. 
Recuerdo muchas tardes, pero más cómo subíamos a lo más alto del general de sol para disfrutar sin molestia alguna de las corridas. Recuerdo sus palabras camino a la plaza diciendo ‘Ojalá y esta tarde sí nos cumpla El Pana’, o diciendo ‘Ramos, qué suerte la de Ramos que toreando como torea no le han pegado ni una cornada’, también diciéndole a mi padre que en los toros no bebiera si quería disfrutar del sexto de la tarde, y miren que a mi abue siempre le gustó la beberecua. 
 De regreso a casa era otro cantar… – ¿Viste como embestía tal o cual toro? Tenía codicia el primero, ¡qué desperdicio!, ¡Cómo me hubiera gustado que la bravura del quinto hubiera sido correspondida por la voluntad, ya no la torería, la voluntad del torero. Petardo el que pegó el picador con el segundo. ¿Viste la cornamenta del toro ‘X’?; o antes en los corrales: Ese seguro embiste, lo tapan todos. Pura rata, mejor no compramos boleto. Aunque llueva nos quedamos, hay que preparar las sombrillas. Mira así no se deben traer los toros, parecen perros hambrientos. 
A los toros siempre fuimos por la emoción, muy pocas veces por uno u otro torero, en casa no gustan de las figuras públicas, no había más que el cuasi retrato de un torero. Una tinta china, obra del hermano de mi abue: ‘Panchito Guevara’ quien fuera fotógrafo y pintor taurino. Ese pequeño cuadro retrataba a un torero desmonterándose, no se le veía el rostro por completo, pero el detalle de la montera, la ejecución de la tinta china, era impecable, es. 
Cuando mi abue envejeció perdió muchos recuerdos, casi toda su vida se le había borrado de la memoria, para todos fue terrible. Yo que lo cuidaba los fines de semana, sacaba el dominó a falta de toros, pues eso sí… nunca los olvidó, para sorpresa de todos. Eran (los toros) el encuentro con su padre a quien llamaba de vez en vez y a media corrida, salía a buscarle. Varias veces me pedía acompañarlo a la calle y gritábamos juntos su nombre. Cansados, regresábamos a la mesa a jugar dominó o a ver la tele. Los Toros eran lo único que recordaba bien. Ponce le molestaba y era de los que podía distinguir perfectamente. Me decía… ese flacucho es Ponce ¿verdad, niña? – Sí abue, es Ponce. – No me gusta pero ya casi termina la faena, ven ya siéntate. 

Él, mi abue, es el artífice de mi afición. Hoy que hubiera sido su cumpleaños, quiero escribirle… recordar que ha sido el mi cómplice mayor, mi confidente, mi amigo, mi pareja de baile en el tango, el dazón y el pasodoble. Lo extraño tanto. Si los de Utrera entendieran el aprendizaje de valores y los lazos afectivos que conlleva que un abuelo lleve a su nieta a las corridas, otra cosa sería.

martes

We'll always have Tlaxcala… o la bilocación del aficionado

Me negaba a usar inglés en mis textos taurinos, 
pero luego del viernes mi afición y yo siempre tendremos Tlaxcala… 
así como Ilsa y Rick tendrán por siempre París.

Hace unos días la Tacita de plata como le dicen a la Plaza Jorge “El Ranchero” Aguilar reconstruyó la labor ganadera en un evento sui generis que permitió conocer y reconocer al Toro Bravo: “Del Campo a la Plaza”.

La noche recién se vaciaba con una ligera lluvia sobre Tlaxcala cuando el fogón llevó al rojo vivo los hierros de De Haro. Don Antonio vistió de media gala a sus peones y al caporal que pusieron en suerte a los becerros para herrarlos en los medios de la Plaza (hubo también maletillas que ayudaron en la faena). Una pantalla gigante dejó ver con claridad cómo el hierro se fijaba en la carne del que en unos años embestirá en alguna plaza. La gente, atenta, observaba y poco a poco, llenaba el tendido.

Foto: Juan Ángel Sainos
Una voz, la de Toño Luna* explicaba sin premura lo que ocurría, buscando siempre que el aficionado se bilocara… porque se estaba en la plaza pero debía sentirse el viento del campo bravo, debíamos olvidarnos de las barreras del ruedo e imaginar que en lugar de ir de vuelta a los chiqueros, el becerrito corría (sin voltear) hacia la negrura del campo, buscando el olor de su madre, adolorido y lloriqueando, seguramente se quedaría dormido un rato más tarde con el olor del antiséptico en lugar del de su madre. Acabó el herradero.

Un apagón en la cuadra y la plaza perdió la luz artificial, el receso forzado se aprovechó para retirar los leños ardientes. La figura del charro y el fuego era el olor a campo y la nostalgia por un pasado que llega a las ciudades a través de películas antiguas. Los caballos, los sombreros, las botas, la riata, la humareda, la paja, los tabiques, las espuelas: un conjunto de sonidos y colores de campo que la oscuridad obligaba a todos a imaginar y a dejarlo como en una burbuja lejana, como algo hermoso, misterioso e intocable.

Limpio el ruedo, del herradero sólo quedaba el calor de los leños, justo en el centro el humo era el último rastro. Era momento de tentar un par de vacas. Regresó la luz  y el tendido fue testigo de la “alquimia ganadera”. Don Antonio tomó el control total de lo que sucedía en el ruedo, se pidió silencio absoluto a todos, hasta de algún apoderado que daba luz a su torero. Don Domingo López, octogenario, citaba con alegría y fuerza a las vacas… lo vimos de pie sobre su montura, valiente pero sereno como el peso de sus años y alegre como un chiquillo que muestra a sus padres la reciente destreza adquirida. Pelearon las vacas en el peto, y el milagro de la bravura llenaba nuestras palmas de líneas. Los novilleros mostraban a Don Antonio, una a una las características de sus animales; mientras tanto, él tomaba nota en una pequeña libreta de cuero. Ambas vacas mostraron bravura, una más fija que la otra, o con más clase, o peligro… Pero lo interesante fue el silencio que la plaza logró, la atención a lo que ocurría en el ruedo fue proporcional a la magnitud del amor que cada aficionado guarda para el Toro bravo… alcanzaron a bilocarse.  Tras la calificación las vacas fueron coleadas y llevadas a los corrales.

Toño Luna anunciaba el fin de las labores de campo, agradecía el silencio y solicitaba la mirada atenta de los aficionados. De pronto el paseíllo… salió un novillero: Sebastián Palomo y un matador de toros: José Luis Angelino… acompañados por un sobresaliente cuya montera era ciertamente más grande de lo normal. Nombraron a cada uno y explicaron su lugar en el desfile de oro.

Salió el novillo que bien podría ser presentado en casi cualquier plaza, como La México o Aguascalientes, como si fuera un Toro de más de cuatro años. Pero aquí no fue así. Palomo se disfrutó torero y le cortó una oreja. El burel se llamó “Bullicio”, en el tipo de la ganadería (cárdeno claro, encastado) y el chaval iba de sangre de pichón en pasamanería negra, ambos se entendieron. Poco se dijo al micrófono pero mucho se apuntó sobre la labor en el ruedo de Sebastián. Fue gratificante ver que el chaval había entendido perfectamente su lugar dentro del evento. Es didáctico le dijeron y el mostró un capote variado y en la muleta hizo lo mismo tratando de mostrar al toro en terrenos distintos, hasta nos hizo disfrutar de un abaniqueo atinado y útil al final del último tercio. Un desplante torero lo llevó por la espada y certeramente la hundió en el cuerpo "Bullicio".  

Tras la vuelta al ruedo de Palomo, se anunció a “Tabaco y oro” de 550 kg, en la edad que dicta el canon (más de cuatro años).  Se sabía que vendría en puntas y la gente se mostraba entusiasmada. Pero la expectativa fue superada…

Salió de toriles con un galope franco, corpulento, badanudo,  pleno, cárdeno claro, imponente, feroz… en tipo. La gente lo ovacionó por más de un minuto, como hace tanto no pasa en Tlaxcala. El ganadero recibía la felicitación del tendido como una cascada de abrazos sinceros. Con verónicas, Angelino lo saludó y yo me descubrí emocionada, el tendido también lo estaba. Salieron los caballos. El toro recibió tres puyazos (el último un descarado multipuyazo que no nos hizo gracia) y chicuelinas bien ejecutadas por el sobresaliente.  Se le colocaron dos pares de banderillas porque así lo quiso el torero. 
De recorrido áspero, el toro no fue descifrado por el matador en el último tercio. Llegó la espada y el toro seguía con el hocico cerrado. Una o dos estocadas sin fortuna dieron paso a un aviso y con ello a un descabello. Pero aún con la desgracia del laberinto que el toro fue para Angelino, yo sigo sintiendo en los brazos esa tensión que me provocó el toro con su solo trote, con su pelambre cárdeno que parecía como de nube y piedra, con esas pezuñas finas, con esa cornamenta entera, con ese rabo alegre que verificaba la embestida peligrosa, con su indiferencia ante la sangre que corría hacia ambos lados del morrillo (motor de fuerza y casta).  
La magia del empadre, la alimentación, los cuidados, fueron dignamente presentados ante una comunidad de creyentes en el Toro bravo.

¿Qué pasará con la afición de Tlaxcala después de ver con sus propios ojos la plenitud del toro y el complejo misterio del ganadero?

¿Cómo agradecer al Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino del que está a cargo Luis Mariano Andalco, al ganadero, a los caporales, a Don Domingo, a Palomo; esa prueba de vida que ante el secuestro que vive la Fiesta, hoy tanto necesitábamos?, ¿cómo? ¿Luchando porque se lidie el toro en puntas, con edad y trapío?


Ojalá se den cuenta de la gravedad de lo han hecho, han dejado claro que la Fiesta que tenemos es sólo eso… una fiesta pero no es Tauromaquia. Será tiempo de pedir, de exigir, de luchar porque ahora siempre… siempre tendremos Tlaxcala. 


*José Antonio Luna Alarcón, 
presidente del Círculo de Estudios Taurinos de la UPAEP
y catedrático del Diplomado en Cultura y 
Arte Taurinos en la misma universidad; 
fue asistido por Oswaldo Cossío. 
Fotos: Humbert García y Gabriela Guevara (Inter-Toros).

jueves

53 titulares para la crónica de la última de la Feria de Puebla


Ya están escritas las crónicas sobre lo que podría ser la última corrida en la plaza de toros “El Relicario de Puebla”… así que les dejo mi propuesta de titulares. Si les gusta alguno me avisan para que escriba la columna.

  1. Faltó Rafa para Gobernador
  2. Gobernador sin bravura
  3. Mucho ruido y poco Gober
  4. Un torito para La México
  5. ¿Y la bravura?
  6. La ovación y la vuelta al ruedo para el toro desaparecen del reglamento: Las autoridades derogan artículos sin avisar
  7. Cien kilos de diferencia  entre una corrida y otra
  8. Toro no hermanado pierde un tercio de su peso en los corrales
  9. Afición poblana sufre alzhéimer se olvida de Pepe Huerta
  10. Condecoran a antitaurino: nueva placa sin futuro
  11. Dicen que serán tres corridas más pero seguro serán en una plaza portátil
  12. Puebla tan cerca del indulto y tan lejos de Gaviño
  13. Son taurinos por convivir
  14. Un reglamento más a la basura
  15. Ni con el síndrome de la cenicienta triunfa Saldívar
  16. Adame recibe cátedra “Tercio a tercio” y la ejercita
  17. Payo sólo se faja en la última tanda: el secreto es develado
  18. La afición confirma su pasión por las banderillas cortas y se olvida de las negras
  19. “Y nos dieron las diez y las once…” a propósito de los 9 toros lidiados en Puebla
  20. “Arrímate” les gritaron a todos
  21. Los ganaderos se mostraron extremadamente sorprendidos ante el juego noble de Gobernador
  22. La prensa de la empresa Promotoreando no tiene una versión oficial para lo que sigue para Puebla
  23. Sobraban pañuelos en la plaza, a mi padre le dieron 3
  24. El 5 de mayo tan cerca de Villa Carmela y tan lejos de La Joya
  25. Enterremos este domingo junto con la plaza
  26. Ya no hay tiempo, ni certezas, ni fiesta brava
  27. En Puebla hay más conferencias taurinas que corridas de toros
  28. Villamelones y taurinos casi llenan la plaza, los aficionados sólo van a las conferencias
  29. De noche: Saldívar en Puebla
  30. Sin tempestades en el tendido a pesar de que faltaron cien kilos en cada toro
  31. Los antis se enteran de que los taurinos no defienden la integridad de su Fiesta y se toman el día
  32. Como Puebla, el Relicario festeja la única batallita que ganó en la guerra… o una plaza sin futuro
  33. Se solicita veterinario para analizar las imágenes de las cornamentas
  34. Superior, superior: Gobernador, aunque terminó aquerenciado
  35. Bastaron menos de veinte años para acabar con la Fiesta en Puebla
  36. Debieron dejar la lona, al menos así sabríamos al entrar que la última sería de circo
  37. Dejaron a su suerte a la verdad y el trapío, y se perdieron camino a Puebla
  38. Juli lidiaría lo más chico de las tres corridas de la Feria de Puebla
  39. La gente no devolvió la entrada, su verdadero ídolo estaría en el ruedo
  40. Gaviño se hubiera ido desde el primer toro
  41. Ponciano Díaz se retuerce en su tumba, Puebla cede ante el toro cómodo pero sin gas
  42. No hay quinto malo, decían, lo indultarás, decían
  43. Rafa evita el encunarse y consigue el indulto de Gobernador
  44. Un reconocimiento a ciegas para la empresa: seguro la Asoc. Taurina de Puebla no visitó los corrales
  45. El Relicario como símil de la realidad poblana: un capricho que cumplir
  46. ¿Saldívar sabía  que la plaza se demolería? Una respuesta escabrosa por sus implicaciones
  47. Joselito dio más vueltas que los que desorejaron pero alrededor de su toro aplomado
  48. Y vivieron sin toros para siempre
  49. Yo me regreso al tendido
  50. Se busca padrino de pañuelo negro
  51. La vacuidad del rabo simbólico
  52. Atole con el dedo o el Relicario sin futuro
  53. Gerente de Villa Carmela desconoce que el Gobernador de Puebla demolerá la plaza y lo felicita: video.


lunes

¿Quién dijo que todo está perdido? o la segunda de la Feria de Puebla

¿Qué pasa cuando la Fiesta Brava desaparece por una larga temporada en una ciudad que fue importante para Tauromaquia Nacional durante un siglo? 


Pasa que olvidan rechiflar los toros sin trapío, lanzan vituperios contra los picadores por tan sólo aguantar la vara, piden ‘banderillas cortas’, llenan sólo cuando reconocen en el cartel a ‘figuras’, lanzan cojines al ruedo, se reservan de burlarse de los políticos, no protestan si les ‘mueven’ el orden del cartel, son impuntuales, piden con palmas las orejas a falta del pañuelo blanco, no les molesta que haya gente de pie en las entradas, ni que los vendedores merodeen durante la lidia, no reconocen las porras del DF, ni cuentan con grupos consolidados de taurinos y claro son incapaces de reconocer a un toro con trapío. En fin, Puebla anda dando tumbos porque no recuerda lo que es comportarse como una ciudad taurina. Pero a pesar de todo esto esta segunda tarde recordaron tres cosas y respondieron bien al juez en otra más:

1  1.      Que si uno está vestido de luces, tenga o no una discapacidad física, se le va a pedir lo mismo que a todos, al menos en cuanto a la suerte suprema se refiere. A Juan José Padilla en su primero, la gente ‘se le fue encima’ porque era incapaz de hacer doblar incluso con varios intentos de descabello.  Algún aficionado de sol incluso les gritó en el arrastre del burel: “ese toro no está muerto, aún respira”,  y ciertamente también a mí me dio esa impresión. Lo sabrán los carniceros o los veterinarios en su caso.

 2.       Guardar silencio o lo que es lo mismo aguantar la respiración durante la suerte suprema en los últimos dos toros, sí en los últimos dos toros. Uno pensaría que ya enfiestados los espectadores del Relicario estarían inquietos, pero les ha ganado la memoria. Al parecer han recordado lo importante que es no distraer al toro, tal vez querían que los toreros no fallaran y así aplaudir más o qué tan imposible será que lo
Puebla de los Ángeles... caídos.
hayan hecho porque esta vez los toros llegaron bien presentados y era una forma de dignificar su muerte. Usted, querido lector, escoja. Cualquiera de las tres me parece maravillosa. Porque significa que no todo está perdido, que podemos volver a comportarnos como una comunidad taurina, que nuestros valores taurómacos aún no se diluyen por completo y que si los toros vuelven aquéllos también volverán.
El anillo. 
3.          El Zapata fue el ‘cupido’ para una pareja. Resultó que un joven le pidió un favor al torero, ayudarle a con la petición de matrimonio a su amada. Lo logró, Uriel Moreno les brindó el toro y en la montera ya iba el anillo, el joven se apresuró a sacarlo de allí, se hincó en la barrera y le pidió a la hermosa señorita que se casara con él. Una estampa que desde hacía tiempo no se veía en Puebla. La plaza es parte de nuestras vidas, aun cuando decepcionados, nos alejemos por años, nunca deja ser parte de los sitios familiares. Yo podría subir con los ojos cerrados las escaleras y las localidades que me llevan hasta el lugar que en sol mi familia ocupa cuando hay parné.
4.          El juez de plaza se ha portado recio durante este festejo, tal vez para contener las críticas que se hicieron al rabo de la primera corrida que le concedió a Spínola. Pero la gente tampoco se puso tan grosera con él. El encierro en general presentó buenas hechuras, a mí algunos me parecieron algo acochinados pero no fueron sospechosos de ser novillos.
Creo que tener en el ‘biombo’ a ese juez irá resolviendo algunas cosas o será que es José Antonio Gaona (sí, el nieto de Rodolfo Gaona) quien esta vez asesoró muy bien a Javier Alarcón Mantilla. No sé pero me parece que Puebla puede volver a ser taurina. 

Les pasaré la crónica breve del festejo… 

Decano, no. 113 y de 575 kg, cárdeno claro: se fue al destazadero con ambas orejas  y rabo intacto. “El Pana” no pudo más que recibirlo con una media muy suave, los toros como él suelen pegarse mucho a las taleguillas e incomodan el toreo de salón, lo hacen trizas, pero de repente los toreros como este que le tocó en suerte le pegan un trincherazo con el que la gente sale contenta. Recibió una estocada entera pero como estaba ‘entero’ sólo dobló con un descabello.
Castañón un toro salinero.
Castañón, no. 99 con 566 kg, salinero (tenía los tres colores de pelo: negro, rojo y blanco) por ser castaño, ojinegro, nevado de los cuartos traseros y bragado corrido; y además cornivuelto. Salió rebrincado para el capote de Juan José Padilla “El ciclón de Jerez”,  y tras no permitir el lucimiento completo de “El Zapata” en banderillas dejó que Padilla le colocara unas “en todo lo alto”. Sin embargo el puyazo previo y las arrancadas durante  el segundo tercio, lo sofocaron en demasía y dejó ver su debilidad en la muleta. Se fue mostrando cada vez más rajado hasta que en tablas recibió una estocada imperfecta que no lo hizo

doblar. Soportó una multitud de descabellos hasta que cansado y en la querencia cayó. Uno de los peones mostraba su preocupación ante la lluvia de abucheos.
La preocupación sincera del peón de brega.
Algunos aficionados dudaron de si había muerto verdaderamente y a pesar de la puntilla gritaron mientras sus restos se alejaban ‘¡va vivo!’. ¿Lo sabrán los veterinarios?

Glotón de No. 101 y de 585kg, un berrendo, girón aparejado, lucero, calcetero y cornivuelto que bien pudo llamarse Osiris por su gran parecido con el toro que representaba la encarnación del dios egipcio de la vida. Estoy segura que de tener unos 50 kg menos este ejemplar de San José, pudo haber sido mucho más peligroso para Uriel Moreno “El Zapata” quien tuvo que lidiarlo. A pesar de recibir un buen puyazo y coadyuvar a que su torero se luciera con “el ojalá” y en las banderillas permitiera el lucimiento del tlaxcalteca y el de Jerez, durante la faena de muleta no logró acompasar su embestida con el ritmo y
Glotón... 
altura variables del engaño de “El Zapata”. Ni tampoco impactó tanto a la afición. Supongo que su carita algo cariavacada y su singular pinta no fueron del total agrado de la afición. La afición pidió dos orejas, también el matador y afortunadamente el juez sólo concedió una.
El Pana pedía calma ante el desarme que le acusó Chilillo
La primer vuelta de despedida
en El Relicario
Chilito, no. 125 y de 539 kg, despertó la admiración del público asistente que aunque no ovacionó su salida, sí dejó escuchar el sonido del asombro cuando aquel saltó gallardo y feroz, al ruedo.  Un toro con muchas patas, “El Pana”, su lidiador no quiso o no pudo acomodarse a sus embestidas que se aplomaron poco a poco luego del puyazo doble (multipuyazo) que le propinara la cuadrilla del torero de Apizaco. En banderillas hizo pegar tremenda carrera a uno de los peones y en la muleta aún con el hocico ensangrentado y si pegado a las tablas de la contraquerencia fue cuantas veces quiso el matador hacia la muleta. La faena duró  menos que “Las golondrinas” que la gente de Puebla comprendió como la primera de varias despedidas del torero en su
El Pana y Chilillo.
plaza. Al fin no saben cuántas veces se despidió de Puebla, Eloy Cavazos antes de verdaderamente desaparecer de la escena taurina de El Relicario.  Murió tras varios intentos de estocada, o sea pinchazos que el de a pie le propinó sin eficacia
.
Mayor y Padilla.
Mayor, no. 97 de 580 kg, sí de casi 600 kg, resultó el más bravo del encierro, Juan José Padilla le lidió. Lo recibió con verónicas para llevarlo al tercio, después con chicuelinas andantes lo presentó al caballo. 
Padilla corta una oreja como bienvenida.
La gente tal vez al darse cuenta de su potencial increpó al picador español que le pegó duro y mal. Vendrían luego las banderillas, espectaculares por la dificultad que representan para este torero que ya ha perdido un ojo. Su sacrificio fue en honor de sexagenario “Brujo de Apizaco” pues a él le brindó “El ciclón de Jerez”.  Mayor transmitía al tendido por ambos lados y aunque el torero logró un par de tandas por naturales que emocionaron a quienes gustan del toreo clásico, el de luces prefirió una lidia más de fiesta y se dobló con el toro… lo dejó irse a tablas poco a poco. Se fue a por la puerta de cuadrillas luego de una estocada entera sin una de sus orejas.
Soy de mole, fue un toro con trapío también comparado con sus hermanos tenía las carnes más compactas, y eso creo, que le ayudaba para regresar con prontitud hacia el engaño. Esto no permitió a “El Zapata” lucirse como hubiera querido antes de que llegaran los caballos. Pedro López Molina sufrió un tumbo, su caballo fue a tierra, de milagro no pasó del susto pero se requirieron más de seis personas para levantar a la jaca. Los niños de la plaza lo miraron atentos. 
Soy de mole peleando en el caballo.
Erick Morales le dio otro puyazo en la querencia y lo que antes fueron vítores se convirtieron en mentadas de madre para el varilarguero. Otra faena de aliño ante un toro que pudo haber sido llevado templado con la muleta. Con una estocada entera y en buen sitio dobló sin más. Uriel Moreno seguramente se habrá molestado o al menos sorprendido de que el juez no le diera nada.
Los cojines llenaron el ruedo y como son negros lo han dejado de luto. Qué fea se ve la plaza así, pero peor se ve vacía. El gran detalle de la nueva afición poblana consistió en (sorpresivamente) guardar silencio verdaderamente absoluto durante la suerte suprema de los dos últimos toros que se lidiaron…
¿Quién dijo que todo está perdido? Yo (en silencio) vengo a ofrecer mi corazón…

Aunque vengan los antitaurinos a dejarnos papelitos con letras verdes que aseguran que el 80% de la población en México está en contra de las c
orridas de toros… seguiremos aquí, ocupando nuestra plaza. ¿80% en contra?, ¿de verdad somos tan odiados? Bueno si es así que nos protejan aún más las autoridades pues evidentemente somos una minoría.  Obviamente al final de la corrida de los antis, ni sus luces.