miércoles

Antes de que olvide lo que fue

Héctor ha muerto, la ciudad sigue en asedio, todos sufrimos porque no hay señales de poder salir.
El Sol se ha ocultado y con ello el cuerpo de Héctor está en peligro.
Nosotros debemos salir a por él. Se lo comerán los chacales si no lo hacemos, o peor, los aqueos podrían echarlo al mar.
Y entonces nuestra necesidad de enterrarlo nos hace escabullirnos y suplicar a Aquiles su permiso para tomarlo. Nuestro sollozo es tan fuerte que por poco y no escuchamos el redentor sí.
Nos llevamos su cuerpo. El rostro de Fandiño se comienza a dibujar mientras nos adentramos a Troya.
Nuestra fiesta ha recuperada a su Héctor, de entre los dientes del rencor obviado por los que no creen en el valor y la muerte, esos que poco comprenden la gesta del héroe.
Iván, nuestro muerto se convierte en un signo de catarsis.
Iván con su coleta dorada por el sol, nos acongoja al irse.
Nos abandonó en el acto de amor que siempre fueron sus días de torero, porque sabía que así también se muere.
La muerte que lo ha convertido en la sombra pesada y peregrina que revolotea sobre las cabezas de los toreros que le sobreviven y los que vendrán.
Sus ojos apagados, cerrados para siempre, son dos fieras que en chicuelinas danzan ahora con el toro de su muerte.
Sus manos ya no se calientan al sol, ya no esperan el pan tibio de la familia y el amor. A dejado todo por el toro del cielo, el toro asirio.
Lo ha dejado todo por el toro, un toro que en un movimiento circular como de ruedo, lo deja entre nosotros para siempre.

sábado

Hablando de toros

Hay días que en los que no hace falta hablar de toros...
pero las noches... Dios Santo!!
¡Yo podría hablar de toros todas las noches del mundo!

miércoles

Otra vez el destino... 7 recuerdos del Pana


Ahora sabemos que al Pana lo van a enterrar dos (tres?) veces porque no es fácil enterrar a un brujo, a una emoción tan grande.

Hoy mi madre me preguntó por El Pana. Nos pusimos como niñas a llorar, sí. Ninguna de las dos fuimos cercanas a él. Ella recuerda que la última vez que lo vio en persona fue en la plaza, él vestido de civil con sombrero y puro, en el graderío muy cerca de mi padre. Pero no hablaron. Por mi parte, la última vez quizá fue en alguna plaza de Tlaxcala, o de Puebla. La realidad es que mi familia jamás fue de ídolos, ni posters, ni discos de cantantes... Pero Rodolfo era otra cosa. Un lance familiar en el que la admiración se conjugaba con la conmiseración hacia un ser querido en perpetua desgracia. 


Uno. 
Una vez fui con mi padre a ver al Pana con Alberto Ortega, fue extraño, ambos sabíamos que esa tarde era fatal, para alguno de los dos. Alberto era el talento hecho trizas y miedo. El Pana el talento hecho mierda por el alcohol y la ridiculez del que a fuerza de ser único se convierte en el pintarrajo de la burla emanada de la envidia y otras obscenidades de la malagente. Ninguno triunfó, pero nos dio gusto ver al Pana, quién sabe por qué. 


Dos. 
Alguna vez fui sola a los toros con mi abuelo y cuando regresábamos de los corrales me dijo, algo así como "Ojalá hoy sí nos cumpla El Pana". Mi abuelo le tuvo siempre una fe ciega. Siempre que las cosas salían mal, que era usual porque casi no toreaba y cuando yo era niña ya habían pasado sus destellos iniciales, mi abue decía "La siguiente tarde, la próxima sí... pinche Pana". O algo así. Era uno de sus toreros, ni cómo negarlo. 

Tres. 
Mi abuelo ya no vio triunfar a Rodolfo en La México, sé que se hubiera emocionado. Mi marido y yo sí lo vimos. Fue una de las primeras corridas a las que le puso realmente atención. Yo estaba muy emocionada y me entusiasmé al grado de pedirle que la grabara. Lo hizo. Ninguno esperaba semejante brindis, ni semejante despedida. Feliz y extasiada quería que se cortara la coleta y todo terminara allí. En ese instante de gloria en el que abofeteaba al destino cruel y culero que lo había dejado tan al borde del abismo, pero no.

Cuatro.
Una vez lo encontré viendo a unos becerristas en Apizaco. Fue la primera vez que me tomé una fotografía con un torero, con un alguien que destaca en el mundo. Fue amable. 

Cinco. 
Una vez toreó con dos mujeres y a una la trató como una hija a quien se le reenseña a conducir. No es misógino sino protector, sin embargo aquel día me molestó que lo hiciera. Al final de cuentas las piernas de aquella son tan frágiles como las de él y hacen el mismo bulto para el toro. 

Seis. 
Qué gusto me dio que Morante le diera su lugar de brujo y lo llevara como amuleto a cuanta plaza se pudo. Pero El Pana merecía más. 

Siete.
Por escribir sobre él me publicaron por primera vez en España. Algunos simplemente cumplimos sueños a través de otros, y conocí al Zubi, un hombre maravilloso a quien también perdí y quien me acompañó en la legua de las letras para el toro.  
----




Al Pana me lo enterraron vivo. Un toro lo hizo, ¿o lo hicimos todos desde hace años, cuando dejábamos de creer en él, cuando no fuimos capaces de sacarlo del alcoholismo, cuando mencionamos socarronamente sus arrugas, cuando lo tomamos de loco por su personalidad extravagante? Espero que como aquel siete, él vuelva por su cuenta a taparnos la boca y a plantarse como un chaval frente a nosotros para lidiar con arte.  Lo más seguro es que no se pare nunca. Lo más triste es que no lidiará en Madrid. Se lo dije a mi tía y volví a llorar, y todos guardaron silencio mientras me limpiaba las lágrimas. Mi padre alcanzó a decir... Siempre ha sido un drama, no podría terminar de otra forma, así es el Pana, con la tragedia acuestas pero también con el valor de sobrellevarla. 









jueves

Soy yo, ese niño que juega al toro

Llevo algún tiempo alejada de las plazas,  pero es inútil alejarme del Toro, hay días enteros en los que lo único que me mantiene concentrada en mis tareas godinezcas es una serie de pasodobles y un poco de flamenco. Hay noches en las que pongo la corrida de la resurrección del Pana y vuelvo a sentirme feliz. Pero la alegría proviene de lugares aún más pequeños por ejemplo, sacudir esa parte del librero que tiene los libros taurinos que he recolectado a lo largo de mi andar. Otras veces al saludar y abrazar a mis amigos taurinos aunque sea sólo por chat. Pero también hay días en los que me molesta en demasía ser parte de un barco que está por hundirse.


domingo

No estoy pidiendo amor, ni siquiera deseo...

Ella, cansada, se retiraba de la afrenta. El calor de aquel día la sofocó más que de costumbre. Estaba harta de escuchar explicaciones ridículas, de falsos aduladores, de insípidas despedidas.

Cuando uno escribe de toros nunca imagina lo que pasará después. En ocasiones la vida es justa y alguien del tendido te da la espalda... te entrega su espalda y entonces te llenas las manos de una sustancia oscura y liviana que produce deseo. Pero sólo es un momento fugaz. 



sábado

Bromas para este 28 de diciembre que te gustarían que fueran ciertas

Para muchos este 28 de diciembre (día de los santos inocentes) es la oportunidad perfecta de timar a los amigos. Es mi pretexto para sacar la amargura. 


La falda de Manzanares será corta. 


  1. Morante de la Puebla pierde 23 kilos y anuncia que vestirá el traje de su confirmación en Madrid. 
  2. Enrique Ponce en entrevista se disculpa con la afición mexicana y anuncia una encerrona con toros de Santa María de Xalpa despitorrados en puntas, en la Nuevo Progreso en febrero de 2014. 
  3. Julián López "El Juli" promete, por su madre, que nunca más lidiará becerros y novillos en corridas de toros, aunque le regalen los animales y los empresarios insistan. 
  4. José Mari Manzanares anuncia que toreará con falda de manera permanente, su apoderado asegura que es en honor a Juanita Cruz y que será minifalda ya que estos tiempos son de libertad. 
  5. Se hizo oficial que José Tomás lidiará seis toros en Barcelona.
  6. La empresa de la Plaza México saca  del callejón y a punta de pistola a los "colados". 
  7. La convención anual de ganaderos mexicanos se fragmenta, estipulándose que desde hoy las ganaderías que acusan debilidad, falta de trapío y bravura serán vetadas por seis años, o hasta que los registros sean honorables. Algunos toreros mexicanos y españoles preparan platón, se reunirán en la escultura de Manolo Martínez para tratar de impedir esto. 
    Los ganaderos serán vetados si mandan corridas sin trapío.
  8. Esta tarde retiraron, en La México, la escultura de Cantinflas para colocar la de El Glison. 
  9. Antitaurinas anuncian no volver a mostrar sus vergüenzas. 
  10. Genetistas mexicanos de la UNAM, logran extraer las virtudes toreras de Gaona, Armillita, Garza, El Soldado, Carmelo y Silverio Pérez, Luis Procuna, Balderas, Arellano y Conchita Cintrón, entre otros toreros. Trascendió que con o sin permiso harán pruebas en los toreros del G10 y todos los mexicanos, excepto Juan Luis Silis, para añadir a ADN dichas virtudes. Con ello, aseguran, "la Fiesta de los Toros volverá a tener vergüenza". Esta noticia es sin duda la máxima muestra de apoyo a la fiesta que la genética mexicana haya hecho en los últimos cinco siglos.
    La genética podría salvar la torería.

Los toros de De Haro para este domingo y paseo por la ganadería


Hace unos días pude pasear por De Haro, uno de sus dueños Antonio de Haro González, recibió a un pequeño grupo de aficionados alumnos y amigos, del maestro Toño Luna, en el que yo estaba anotada. 
La emoción por la corrida de este 29 de diciembre es mucha porque se trata de ver en el ruedo de La México, al toro bravo mexicano entipado por Don Manuel de Haro Caso y su esposa Doña Martha González quien heredó la tierra y los toros de su familia. Ellos formularon para la Fiesta de los Toros, un encaste bien definido tanto en hechuras como en comportamiento. 
Toño de Haro nos contó que su madre, cuando lidiaban, rezaba no para que triunfaran los toreros o los toros salieran bravos, rezaba para que no hubiera heridos, conocedora de lo que criaba en los potreros de La Laguna. La penúltima corrida de toros que enviaran a la Plaza México (abril de 1990) los toros herrados por los De Haro González llenaron la enfermería: Cruz Flores, Gerardo Vela y Gerardo Montejo se fueron al hule... daño femoral acusó el último.

Los hierros...


Para la tienta...


Doña Martha González

La puya que ha medido la bravura del hierro...

La mecedora de don Manuel de Haro Coso


Encharcado el campo, pudimos ver a las vacas y al semental blanco que recuerda a Zeus raptando a Europa... 

En los potreros, con las lluvias, se forma una laguna. 




El toro blanco... sus becerros y sus vacas.


Novillos... 




Tabaco y gualda (oro). 
Estos son los toros que portarán la divisa de esta casa: tabaco y gualda (oro). Criados bajo la honradez de los libros que declaran su edad y el cuidado de los lazos genéticos que aseguran su trapío. 



Foto: Humberto García


Foto: Humberto García

Foto: Humberto García
Foto: Humberto García

Foto: Humberto García

Foto: Humberto García

Foto: Humberto García

Foto: Humberto García

Foto: Humberto García
Buscaba pelea... 


¿Quiénes van este 29 a La México? Los cabales y el ganadero. 


El ganadero comentaba que más de un torero (de los que buscan el triunfo para poder sobresalir) se apuntaba para lidiar a sus toros este fin de año. Sólo lo lograron Pizarro que es gran amigo del hierro, Rivera y López. Ya veremos cómo les va... esta vez no rezaremos para que la corrida sea "buena", para que "embista", sea "cómoda para los toreros" o para que no le falte el mentado "puntito de bravura"; no, no rezaremos para eso, pero sí para que los toreros tengan los suficientes recursos para salir con bien y si es posible con algún trofeo. Lo haremos para recordar a doña Martha, ha veinte años, un mes y nueve días desde que no se lidia una corrida de toros de su ganadería en La México. 


Regidores de la ciudad de Puebla quieren prohibir las corridas de toros

¿Por qué se le llama progreso a la pérdida de identidad? ¿Hacia dónde nos lleva el progreso? ¿Por qué me haría mejor ciudadana dejar de ir a las corridas de toros? ¿Por qué debo renunciar a una expresión cultural que me heredaron mis padres? ¿Por qué debo despreciar los recuerdos más preciados de mi infancia? ¿De verdad no comprenden que también somos ciudadanos con valores e identidad propia? ¿Hacia dónde lleva el progreso de los que pierden su identidad? ¿De verdad ser iguales es mejor? ¿Por qué seguimos negando la multiculturalidad de nuestro país? ¿Por qué resolver a favor de las mayorías intolerantes y dejar de lado problemas como la pobreza o la inseguridad? 



Hace unos días los regidores del municipio de Puebla lanzaron dos propuestas: disminuir el número de horas de la Ley Seca (de 48 a 24hrs) y prohibir las corridas de toros. Inmediatamente hice comentarios en twitter al respecto, pues en Puebla ya no hay permisos para utilizar la plaza de toros y aún así se afanan en reprimirnos como aficionados. Luego de intercambiar mensajes, los regidores a través de su cuenta de Twitter me pidieron un correo electrónico para comunicarse conmigo. Comparto con ustedes el mensaje que recibí así como mi respuesta. 
--- 
Estimada Gabriela:

Los Regidores formamos parte del cuerpo colegiado que delibera, analiza, resuelve, evalúa, controla y vigila los actos de administración del Gobierno Municipal, además de ser los encargados de vigilar la correcta prestación de los servicios públicos, así como el adecuado funcionamiento de los diversos ramos de la Administración Municipal, con base en lo dispuesto por la Ley Orgánica Municipal. Trabajamos cada día por mejorar la atención a la ciudadanía, por lo que tomaremos en cuenta tu petición. 

Resolveremos en la medida de lo posible tus inquietudes, siempre que correspondan a nuestra jurisdicción. Sobre tu caso especifico, queremos puntualizar que las diversas comisiones que forman parte del actual Cabildo de Puebla, han trabajado en diversas propuestas de toda índole. Ayer, en Sesión Ordinaria de Cabildo se hicieron pronunciamientos entorno a la Fiesta Taurina, lo que generó el debate entre los Regidores que conforman el Cabildo mas plural en la historia de nuestra ciudad. Sin duda, tu colaboración y tus puntos de vista serán muy importantes. 

 Espera comunicación posterior para poder agendar una plática formal contigo. Recibe nuestros saludos y te invitamos a formar parte de la colecta a través de nuestro Centro de Acopio en apoyo a nuestros hermanos de estados que han resultado damnificados ante la contingencia provocada por Ingrid y Manuel. 

Saludos 

SUPLICAMOS CONFIRMAR DE RECIBIDO 
-- 
Comunicación Social / Sala de Regidores H. Ayuntamiento de Puebla Twitter @RegidoresPuebla


--------------------------------------------------------------------------------------

Estimados regidores:

Gracias por su pronta respuesta. Lamentablemente pareciera que son propuestas vacías las que tienen mayor movimiento en los medios de comunicación. Innegable es que la Tauromaquia (es incorrecto decir Fiesta Taurina, el uso dentro de la comunidad es: Fiesta Brava o Fiesta de los Toros), es un tema polémico que congregará a muchos jóvenes ansiosos de movimientos activistas, sin embargo al igual que la pugna por disminuir a la mitad el número de horas para la Ley Seca, me resultan insuficientes para ponerlas sobre la mesa, aún más cuando nuestro Estado tiene uno de los primeros lugares en las estadísticas de pobreza, cuando nuestra capital pierde y sufre pérdidas de patrimonio cultural material, cuando la inseguridad está aumentado. ¿Ustedes pugnan por más borrachos y menos expresiones culturales? Creo que es una postura irresponsable de su parte.

El día de mañana daré una conferencia sobre El Humanismo, la Ciencia y la Tauromaquia, en la Universidad del Valle de Puebla a las 10hrs. Ojalá alguno de ustedes pueda asistir. Estoy segura de que si ustedes observan y se acercan a la Tauromaquia, descubrirán que hay mucho más que sangre de hombres y toros en las plazas, descubrirán la riqueza de una expresión cultural que lamentablemente es motivo de odio desmedido por parte de quienes no la conocen ni la reconocen.

Esperando fecha para la cita, quedo

Claudia Gabriela Guevara Gómez
Lic. en Lingüística y Literatura Hispánica (BUAP)
Dip. en Lingüística descriptiva y empatía cultural (UASLP)
Dip. en Cultura y Arte Taurinos (UAPEP)
Becaria CONCYTEP 2009
Premio Nacional de Lingüística "Wigberto Jiménez Moreno" INAH 2010
Periodista y fotógrafo taurino en www.sexenio.com.mx, www.inter-toros.com, www.desolysombra.com 
Titular de Las Taurinas en www.sexenio.fm Teléfono celular: 22 25 163 821

____________________________________________________________________________

A la conferencia a la que los invité, no se presentaron o si lo hicieron no se acercaron a esta gachí. El auditorio de la UVP se llenó, los jóvenes respondieron muy bien a los argumentos que les di sobre el respeto a nuestra expresión cultural. Ahora espero que realmente se lleve a cabo la reunión.

 

miércoles

Una editorial para Las Taurinas

La afición por los toros es hoy, cada vez más complicado, por un lado la Fiesta brava anda de capa caída y eso impide que se fortalezca la afluencia a nuestras plazas; por otro, los antitaurinos van ‘ganando adeptos’ que se suman a las protestas con pancartas que transpiran odio desmedido y mal infundado. Sin embargo la lucha por mantener viva esta expresión cultural se encuentra en el seno familiar de cada aficionado… Mi abuelito Juan, por ejemplo, nos invitaba al toro, íbamos todos juntos a la plaza (que hoy amenazan con desaparecer) un día antes de la corrida para ver el encierro, luego si le gustaban los bichos, comprábamos los boletos. Toda la familia Guevara iba a los toros en año nuevo, lo hacíamos también en otras fechas pero cada quien por su lado. Esos fines de año eran maravillosos: todos convivíamos, platicábamos y disfrutábamos. Recuerdo que mi abue señalaba alguno que otro pase, y si conocía al espada hacía mención de alguna buena actuación y claro, el nombre del toro. 

Después de algún tiempo de andar en la legua, me he dado cuenta de que hay aficionados que tienen una memoria prodigiosa, recuerdan fechas, datos, nombres, olores, anécdotas, chismes, canciones, momentos que el toro les ha herrado en los ojos y la boca para placer de quienes tenemos la oportunidad de escucharlos. La tradición oral es fundamental en la cultural del Toro, gracias a ella los jóvenes que vamos a los toros, nos enamoramos del pasado y conocemos y reafirmamos sus valores.

Hablar de toros en un espacio como sexenio.fm es un gran compromiso, no sólo porque estamos en una ciudad que está pronta a perder su plaza de toros, sino porque es una de las que genera un gran número de conferencias taurinas a lo largo del año. Hablar de toros desde Las Taurinas es un gran compromiso porque este programa llega a su tercera temporada con una historia donde las voces de mujeres que saben de toros han chanelado con arte y bravura que son clave para la Tauromaquia. Un compromiso muy grande porque las primeras dos temporadas fueron fundamentales para la consolidación del cauce de nuestro río taurino. Hablar de toros es un gran compromiso porque se trata de un tema tan incómodo como desconocido por la sociedad actual.

Las Taurinas pretende ser un espacio donde el último animal divinizado en occidente, el toro, sea el protagonista y nos cuente cómo a través de la historia de la humanidad ha sido necesario para  fortalecer los valores de ésta, representar sus miedos más profundos, sus emociones más luminosas y cómo hoy en una plaza de toros, logra llevarnos hasta el placer estético al perseguir con bravura la muleta o el capote de los toreros.
Gracias a todos y todas quienes hicieron posibles las dos temporadas anteriores de este proyecto: Claudia Oliver (QPD) por abrirnos las puertas en Proyecto Puebla, a mi prima Sandy Guevara, a mi tocaya Gaby Roldán (Veracruz); A Marco A. Ponce de León por abrirnos las puertas y enseñarnos tanto en Visión Puebla, a Gaby Ferrer, a la ganadera Paloma Chávez, a Yhovanna Ferral Ferrer, a Gaby López, a Mariana González, a Montserrat Pulido. En espacial, por su apoyo incondicional a Felipe Álvarez (Gdl).

Hoy sacaremos un pañuelo blanco para solicitar el reconocimiento a las labores de lidia para Sexenio, pues al abrirnos las puertas apuesta también por un mundo más plural donde todas la expresiones sean incluidas, donde el toro aún tenga un momento para explicarse y difundirse. Gracias: a Quique Bush quien nos dio el espacio en radio, a Garabed Hernández por su apoyo para esta columna, a Claudia,  Daniela, Angie y Laura por su interés y apoyo para que este nuevo comienzo sea maravilloso, a Óscar Cote por el logo.  Y claro a quienes se embarcan conmigo a esta nueva plaza que es Sexenio.fm: Nadlleli Bastida (OyT) y Helena Alcántar quienes estarán como co conductoras cada miércoles, y a Mary Carmen Chávez Rivadeneyra (INAH), Gaby López que nuevamente nos echa el capotazo, Rocío Carranza y Artemisa Benítez (Gld), quienes serán parte de la cuadrilla con sus colaboraciones. Gracias guapas por disfrutar como esta gachí, del Toro bravo.

Los esperamos todos los miércoles a las 7:20pm en Sexenio.fm


Un apunte sobre la Diosa rubia del toreo


La mujer en el ruedo ha tenido sus vaivenes, y contrario a lo que su pudiera pensar, ellas, las toreras, han armado líos gordos al embelesar a la afición no sólo con su belleza sino también con su buen trasteo o rejoneo en su caso. 

Desde La Charrita hasta Hilda Tenorio las mujeres en México han llamado mucho la atención. La primera con vestidos largos que dejaban a penas ver su tobillo, era quien llenaba plazas a la par de Ponciano Díaz a finales del siglo XIX, cabe mencionar que en ese entonces también estaba en activo la Cuadrilla de señoritas toreras; la segunda, Hilda, enfundada ya en un traje de luces ha conseguido quedar en la memoria de muchos aficionados de mi generación. Ya entrado el siglo XX, es descubierta en el mundo del toro: Conchita Cintrón, nacida en Chile, criada en Perú, de padre puertorriqueño y madre norteamerica de origen irlandés*.

Se presentó por primera vez en México el 20 de agosto de 1939 como rejoneadora con dos toros de Caltengo, alternando con Manuel Jiménez, Chicuelín, Jesús Guerra Guerrita y Alejandro Montani. En las fotografías, los documentales (http://goo.gl/vCTMgE), las entrevistas y las notas de prensa, podemos percibir su fuerza, su carisma, su determinación, su buen toreo y también esa búsqueda por un toreo completo, sin –extrañamente- perder esa feminidad, que además era para recibirla con pañuelos blancos al partir plaza. Las prohibiciones para que las mujeres lidiaran a pie se consolidaron, en España con el estallido de la Guerra Civil y con ello, la Diosa rubia del toreo (mote que adquirió en México), no podía bajar del caballo, sobre esto, alguna vez declaró: "Todo lo que se hace a dúo es más bonito que a trío. Me enojaba estar supeditada a lo que el caballo quisiera".

Triunfó en los ruedos de Perú, Colombia, Venezuela, España, Portugal y México, se sabe que también actuó en una corrida incruenta en California. Escribió varios libros, entre ellos el que aún se puede encontrar en la vendimia de cualquier plaza, es Por qué vuelven los toreros; su biografía Recuerdos es un poco más difícil de conseguir. También escribía para algunos periódicos, en México y España.

Cintrón fue madre de cinco hijos, su esposo un portugués, contrario a lo que se presume que provocan las esposas, no fue un factor para que ella dejara los ruedos, se retiró a los cincuenta años con más de 400 festejos que la consagraron en el mundo del toro. Y ahora que sabemos que Francia está siendo ejemplo de cómo lidiar a los toros, podríamos apuntar que la Diosa rubia a sus 70 años, en traje campero, hizo el paseíllo en Nimes… para placer de muchos, a sabiendas que desde su nacimiento la sangre de medio planeta ya le pertenecía. 

¿Cuándo volverán esos tiempos en que lidiar al lado de mujeres como Conchita, La Charrita o Juanita Cruz serán muestran de tanto valor como hacerlo a la par de varones? Maripaz Vega, una de las españolas que sabe lidiar, sigue sin figurar en grandes carteles y es verdaderamente una lástima.

*Murió en febrero de 2009. 

A mí no me gusta hablar de Manolo

Hoy (14 de agosto) se cumplen 44 años de lo que se lee en los libros como ‘un importante triunfo en San Sebastián’ de Manolo Martínez. Particularmente, preferiría hablar de los 72 años que cumple la presentación como novillero de Luis Procuna en El Toreo, en esos tan añorados Jueves Taurinos


Hace tres años entrevisté al novillero Jorge Rizo quien cortó la única oreja en la segunda novillada de la Plaza de Toros México en esta temporada… al parecer son 12 novilladas las que debe dar el empresario para poder vender el Derecho de apartado a quienes tienen esa especie de propiedad en el Coso de Insurgentes. Aquella vez Jorge me decía que su gran ilusión, era ir a la Plaza México, partir plaza vestido de luces y hacer lo que ama, que no es sino torear.  A mediados de abril la empresa publicó un pequeño comunicado para convocar a todos los novilleros de la República para conformar los carteles, los requisitos eran: el currículum y un video de la última presentación del novillero en cuestión. ¿Qué habrán visto los que tuvieron que recibir los papeles de identidad de los chavales que se han presentado?

Días más tarde en la web de la empresa, se leían los 35 nombres que se jugarían la vida. Jorge Rizo estaba apuntado, luego de “3 años de insistencia 3”. Rizo a pesar de no tener tan mala estrella y haberse presentado en distintas plazas y tener buenos resultados, aquella tarde en La México las cosas no marcharon tan bien como yo imaginé. Vi a un joven con cuerpo de torero y detalles finos pero sin una idea del todo clara, ante el toro. Sin embargo pensé (en ese momento) que se debía a los nervios de ser, ese novillo, la única vía para verse anunciado otra vez, la presión, el miedo y la esperanza debieron hacerle girones la tranquilidad, propia en quien tiene una amplia experiencia en esto del toro. Lo terrible al menos para mí vino después, cuando por un bajonazo le dieron una oreja y vi cómo Herrerías sacaba su propio pañuelo y, acto seguido, el juez de plaza también lo hizo.  ¿Cómo vamos a conseguir futuras figuras si el palco de la autoridad es más bien el de la sumisión y la falta de compromiso con el aficionado?

Hace unos días discutía con alguien que es cercano a la empresa, sobre la contundente investigación de Mauricio Romero que develaba con pelos y señales, las artimañas de aquella para evadir el reglamento de la plaza. Comenzó diciendo que le parecía excesivo el número de festejos novilleriles en la plaza y aseguraba que era inútil dar tantas tardes, estando los muchachos como están (mal), además de que en los últimos días la empresa había sido víctima de calumnias por parte de los veterinarios taurinos, excepto claro, Javier García de la Peña, el único benévolo con ellos, quien actualmente hace el trabajo que en su momento, Benjamín Calva y Santiago Aja realizaran con profesionalismo, seriedad y siempre con cierto aire de denuncia ante las estafas que los aficionados sufrimos con las reses que se lidian en dicho coso.
¿Cómo vamos a lograr que Jorge Rizo o cualquiera de los jóvenes espadas tengan una tarde gloriosa como la Procuna hace 72 años? ¿¡Cómo?! Si somos capaces de conseguir novillos que no lloren como becerritos. ¿Cómo vamos a conseguir que Rizo y los otros 34 demuestren que no sólo quieren sino que pueden ser toreros? ¿Cómo va a lograrlo este chaval, si su oreja, frente a los aficionados de cepa, no vale más que el pañuelo de Herrerías?

Hace más de veinte años que no se corta el rabo de un novillo. Dicen algunos que el problema de la falta de casta y las triquiñuelas en el coso capitalino comenzó con Manolo Martínez. Muchos, entonces, están convencidos de que el ‘mejicano de oro’ tiene mucho que ver con la postura que ahora asumen varias empresas y que no se ha conseguido más, que empobrecer al gremio y terminar con la afición de todo el país. Yo creo que también debemos reflexionar si a los toreros de la S (Silveti sobre todo) no están viviendo algo parecido a lo de Manolo en San Sebastián: “Todo lo que hizo estuvo bien […]Bien. “ Así ‘a secas’ sin la floritura que acompaña a las figuras ‘consagradas’.

Dicen que el toro pone a cada quién en su lugar, si alguno de los apuntados en el serial novilleril no está listo ya lo dejará ver el toro, pero para saberlo con claridad necesitamos que los novillos dejen de llorar como becerros, y para eso están precisamente los veterinarios para decirle a ese juez eclipsado, qué se debe lidiar y qué no. Pero claro, aquí hay que dejar a los empresarios hacer… que al fin son los del parné y quienes escucharon de lo que propuso como regla el ‘mejicano de oro’. ¿Ahora ven por  qué no me gusta hablar de Manolo?

P.S.: Aunque se sabe que el 24 de junio de 1526 se corrieron toros en la Nueva España, es el 13 de agosto de 1529 que por decreto se celebrara con una corrida, la caída de la gran Tenochtitlan. Ayer, oficialmente cumplimos 484 años de ver y correr Toros en México y 492 de haber conocido a la gente del viejo mundo.



sábado

Keep calm...



Hace unos momentos Luis Gallardo, quien está en la gerencia de la plaza de toros de Pachuca, anunció a Fandiño para el próximo serial de ese albero. 
Si es así, ojalá procuren toros de verdadero prestigio y no los animales que se le dan a lidiar a las llamadas 'figuras'. Esos toros que se caen, descastados, sin el peso ni los años de nada le servirán a Ivan Fandiño en México. 
Hagamos un examen de conciencia, ¿realmente lo iríamos a ver con toritos sin peso y de dudosa edad? ¿Qué ganadería quisiera que lidiara un titán como este? 


miércoles

Las manos de Alfredo Just


Valencia, tus mujeres se quedaron sin las pasiones de Alfredo. Valencia, la guerra como a otras ciudades te arrancó a tu prole más brillante. Valencia se alejaron de ti las manos del maestro Just, como lo hicieron también de los quirófanos, para encontrarse con las proporciones exactas de los cuerpos del mundo, en materiales que no perecen como lo hace la carne, que al fin es sólo eso.

Las esculturas de Just engalanan desde hace más de sesenta años la plaza de toros más grande del mundo, La México; por encargo de don Neguib Simón, dicen algunos libros, comenzó a trabajar sobre ellas en 1942 poco después de su llegada a México luego de que la Guerra Civil Española terminara con la paz de su tierra. Su trabajo taurino más emblemático es "El encierro" que enmarca la fachada del acceso principal de la plaza. Just a pesar de conocer la Fiesta Brava se toma una licencia poética para esta escultura y coloca al frente de la marcha al caporal. Como guardianes de la verdad, la muerte y el arte las 23 esculturas restantes se despliegan hacia ambos lados del encierro: Rafael Perea Boni, Carlos Arruza, Juan Belmonte, Juan Silveti, Silverio Pérez, Manuel Rodríguez Manolete, Eduardo Liceaga, Luis Briones, Manuel Jiménez Chicuelo, Alberto Balderas, Luis Procuna, Pedro Romero, y dos alegorías: Oreja y rabo, Derechazo, Banderillas y Remate. Luego de la inauguración de la plaza, el maestro Just poco o nada se relacionó con los taurinos, sin embargo durante su labor en la plaza modeló las manos de quien hoy es uno de los escultores mexicanos más importantes: Humberto Peraza, quien a la postre lo relevaría en el mundo taurino, porque para Just habría mucho más que la Plaza México. Como los españoles de antaño pero sin ánimo beligerante, puso pie en Sudamérica y el Caribe y los conquistó con su arte. El maestro, como los maletillas, habría de seguir en la legua y sólo después de algún tiempo, regresó a México para montar su taller en Nogales, Sonora; aunque viviendo del otro lado de la frontera, en Arizona.

Valencia, fueron las dos Nogales que, como unas manos, cuidaron de los últimos días de tu hijo. El cáncer, toro de mortales embestidas, le destrozó la taleguilla hace 47 años en una tarde como la de hoy. Valencia, el maestro Just le ha dado a los aficionados, la inmortalidad de sus héroes: toros y toreros que tras la muerte consiguen permanecer como guardianes de la cultura del toro y con ellos también resguardan el nombre de tu hijo.

Recomendación de lectura:

  • Alfredo Just, escultor entre Valencia y México de Juan Ángel Blanco Carrascosa. Editado por UVP en 2000.  
  • Acontecimientos taurinos mexicanos. Efemérides desarrolladas de Luis Ruiz Quiroz, editado por Ala Impar-BUAP-BTM en 2007. 










La foto taurina del siglo...

Foto: Juanjo Martín tomada de http://goo.gl/Tcxuf


El premio Taurodelta a mejor fotografía periodística es esta de Juanjo Martín, se llama "Resurrección". Como aficionada a los toros me parece la más adecuada, según están las cosas en el mundo del toreo... un mundo que tenía un ritual que ha sido pisoteado y mangoneado por los toreros a los que se les dice figuras sólo por lo que cobran y no por lo que torean. "Adecuada" porque hasta el nombre es una burla... "Resurrección", "Resurrección", "Resurrección", "Resurrección",  cómo diablos va a serlo si el torero "va en calidad de bulto", de muerto, de trapo, de señorita gringa en el Chupinazo, de novio en boda mexicana. Qué carajos, la foto no se presenta ni siquiera completa o si lo está no es cercana a los cánones de la pulcritud fotográfica, photoshopeada notablemente por el color rojo en la cara del chaval que puja al acercarse al torero, de la calva del que lo iba cargando, del brazo amarillo que se atraviesa.
Eso sí debo decir que se trata de una foto de oportunidad... que deja al descubierto lo poco que nos importa el ritual. De oportunidad para reflexionar lo mal que están ya las cosas.
Si tanto nos gusta el toro esta foto debería ser una denuncia y no un premio. Y sí, es la foto del siglo porque nos demuestra pornográficamente el estado de las cosas. 




lunes

Hoy que sería el cumpleaños de mi abuelito al que le gustaban los toros y también el de Antoñete

Abuelito: sabes bien que diario me acuerdo de ti pero esta fecha no dejará de ser espacial, como lo era cuando estabas conmigo. 



 La afición a los toros se la debo a mis padres (ambos) que me llevaron incluso aún dentro del vientre materno. Pero ellos a mi abuelito Juan, un hombre tan puntual como una corrida de toros (aunque al desdichado de Talavante le cueste entender), tan honrado como un natural del Pana, tan artista como Antoñete que cumplía años también el día de San Juan. 
Recuerdo muchas tardes, pero más cómo subíamos a lo más alto del general de sol para disfrutar sin molestia alguna de las corridas. Recuerdo sus palabras camino a la plaza diciendo ‘Ojalá y esta tarde sí nos cumpla El Pana’, o diciendo ‘Ramos, qué suerte la de Ramos que toreando como torea no le han pegado ni una cornada’, también diciéndole a mi padre que en los toros no bebiera si quería disfrutar del sexto de la tarde, y miren que a mi abue siempre le gustó la beberecua. 
 De regreso a casa era otro cantar… – ¿Viste como embestía tal o cual toro? Tenía codicia el primero, ¡qué desperdicio!, ¡Cómo me hubiera gustado que la bravura del quinto hubiera sido correspondida por la voluntad, ya no la torería, la voluntad del torero. Petardo el que pegó el picador con el segundo. ¿Viste la cornamenta del toro ‘X’?; o antes en los corrales: Ese seguro embiste, lo tapan todos. Pura rata, mejor no compramos boleto. Aunque llueva nos quedamos, hay que preparar las sombrillas. Mira así no se deben traer los toros, parecen perros hambrientos. 
A los toros siempre fuimos por la emoción, muy pocas veces por uno u otro torero, en casa no gustan de las figuras públicas, no había más que el cuasi retrato de un torero. Una tinta china, obra del hermano de mi abue: ‘Panchito Guevara’ quien fuera fotógrafo y pintor taurino. Ese pequeño cuadro retrataba a un torero desmonterándose, no se le veía el rostro por completo, pero el detalle de la montera, la ejecución de la tinta china, era impecable, es. 
Cuando mi abue envejeció perdió muchos recuerdos, casi toda su vida se le había borrado de la memoria, para todos fue terrible. Yo que lo cuidaba los fines de semana, sacaba el dominó a falta de toros, pues eso sí… nunca los olvidó, para sorpresa de todos. Eran (los toros) el encuentro con su padre a quien llamaba de vez en vez y a media corrida, salía a buscarle. Varias veces me pedía acompañarlo a la calle y gritábamos juntos su nombre. Cansados, regresábamos a la mesa a jugar dominó o a ver la tele. Los Toros eran lo único que recordaba bien. Ponce le molestaba y era de los que podía distinguir perfectamente. Me decía… ese flacucho es Ponce ¿verdad, niña? – Sí abue, es Ponce. – No me gusta pero ya casi termina la faena, ven ya siéntate. 

Él, mi abue, es el artífice de mi afición. Hoy que hubiera sido su cumpleaños, quiero escribirle… recordar que ha sido el mi cómplice mayor, mi confidente, mi amigo, mi pareja de baile en el tango, el dazón y el pasodoble. Lo extraño tanto. Si los de Utrera entendieran el aprendizaje de valores y los lazos afectivos que conlleva que un abuelo lleve a su nieta a las corridas, otra cosa sería.