Hoy como cualquier maletilla... voy en lo oscuro por el toro negro de mi vida!

Creo que sí, que hoy por la noche saldré de mí, para enfrentarme al toro de mi vida, ya mi pasado se ha encargado de redirigir mi mirada y mis pasos hacia las largas vías ferroviarias que me llevarán a alguna hacienda que tendré que violentar para llegar a mi toro.

Espero meterle unos buenos capotazos...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me sorprendió su calma

Antes de que olvide lo que fue

Las banderillas... el tercio acrobático