martes

Las banderillas... el tercio acrobático




El tercio de banderillas siempre me pareció acrobático, elástico... Las banderillas se pueden colorcar "De Poder a Poder", "Al Cuarteo", "Al Violín", también se ponen "Cortas" -partidas por la mitad-, está el "Par de CAlafia", el "De Pamplona"... Colocarlas ahí apenas tras el morrillo, bien juntas, es toda una acrobacia con un derroche de facultades físicas de las que elasticidad y fuerza son las más importantes. La precisión, la emotividad, el arrojo, la alegría, la gallardía y la técnica harán que cada uno de los pares que pongan los matadores sea irrepetible, memorable para bien o para mal y llevara el reconocimiento de los aficionados que saben que ahora mismo son muy pocos los matadores que se ocupan de este tercio...

En la foto de arriba podemos ver al torero mexicano Jose Luis Angelino,  uno de los toreros jóvenes que sí  pone banderillas...

México ha contado con numerosos banderilleros y afortunadamente la mayoría de ellos, espectaculares siempre. Gaona, Amillita, El Soldado, Procuna, Arruza, Liceaga, Solórzano, Fermín Rivera, "Cañitas", entre otros de la época de oro. Ya más cercanos a nuestros tiempos (los míos) El Pana, Rafael Ortega, Mejía, Espínola, Angelino, los que se me vienen a la mente -claro-.

Las banderillas son palos de madera cilíndricos y adornados con papel china de colores (salvo los propios de la bandera mexicana en su mismo orden), llevan en un extremo un arponcillo que es el que se aferrará a la carne del toro (al morrillo primordialmente), sus dimensiones según los reglamentos mexicanos es de 78 cm, siendo el arponcillo de 14 pero sobresaliendo éste tan solo 6cm.

Antes de la primera configuración de la tauromaquia, las banderillas eran clavadas por los espectadores que aprovechaban la cercanía del toro a sus lugares, sin embargo a finales del siglo XVII los toreros y subalternos comienzan a hacerse cargo de su colocación, adquiriendo así un lugar durante la lidia del toro bravo.

Como suele pasar con todo, este nuevo momento taurino se consolida y evoluciona paulatinamente, pues con el paso del tiempo se va de una banderilla por vez hasta las actuales dos por viaje. Se implementa la polvora en las "de fuego" para señalar con osadía al toro mansurrón que luego fueron sustituidas por las "banderillas negras" que tienen el arponcillo de 12cm -expuestos-, aún anotadas en el reglamento, pero que no son usadas por temor de herir -como antes era- el ego y honor del ganadero que presentaba toros inlidiables, por mansos, abantos, huidizos, cobardes, etc.


Los de las fotos son: en la primera Rodolfo Rodríguez "El Pana" con su "Par de Calafia" del 7 de enero de 2007 y el "Par de Pamplona" de Rodolfo Gaona en la última.









4 comentarios:

  1. me declaro como una villamelón, pero debo decir que inclusive los villamenlones como yo sentimos y debo admitir que las banderillas hacen senir como a mí gusto, nada más, son esageradamente emocinantes... mis favoritas, no sabré mucho pero sentí mucho al verlas.
    Saludos experta

    ResponderEliminar
  2. Pues poco le falta para ser tan audaz como los banderilleros... y usted sabe a que me refiero... y no me diga experta :( un beso y espero sigas leyendo mi blog...

    ResponderEliminar
  3. Creo que no existen antitaurinos "majaderos" como usted los llama, simplemente son ciudadanos que del S.XXI que no alcanzan a comprender el "espectáculo" que supone matar a un animal.Independientemente del arraigo de los toros en muchos países,creo que ya va siendo hora de abandonar tradiciones del S XVI.Me he quedado estupefacto al comprobar que como en España,en América queda gente adicta a la violencia gratuita. Por favor, evolucionemos;hay otras formas de pasar el tiempo.

    ResponderEliminar
  4. Tal vez será que algunas tradiciones conocidas por la gente del s.XXI no son tan complejas como la Fiesta Brava, yo soy aún muy joven pero he visto como mis amigos -algunos, no todos- sucumben a las comodidad de la globalización en la que estamos sumergidos porque es más sencillo vivir bajo la consigna de destruir todo aquello que nos causa susto o nos lleva a pensar demasiado, el "todo digerido" es parte de las tradiciones que la última mitad del s. XX y lo que llevamos del XXI heredarán a mis hijos, mis nietos... yo por eso prefriero buscar el origen de lo que soy, y qué mejor que el culto al sol... que viene no de los griegos sino de los ASIRIOS quienes se sabe son una de las culturas más antigüas. Si olvidamos el pasado estamos condenados... a dejar de ser -tal vez- hasta hombres.
    Nos vemos!

    ResponderEliminar

Si usted es un antitaurino majadero favor de ahorrarse teclear cualquier comentario, no me haga perder tiempo; si no es majadero podríamos entablar un diálogo ameno, en tal caso deje su comentario...
Taurinos, aficionados, villamelones y anexas... escriban sin más...