Me sorprendió su calma

Hace tiempo que me alejé del toro. Volví la tarde pasada y me encontré con un escenario diferente, tres años pesan en carreras que no despegan como la de Diego Silveti, y abren oportunidades para toreros valientes como Roca Rey. Difiero de aquellos que lo denostan sólo por ser temerario, porque no es lo mismo un Roca Rey que un Arturo Macías... Y concuerdo con aquellos que ven Adames por todos lados, aunque lo cierto es que se han abierto paso a la brava porque en este país no hay otra forma. O naces príncipe y te ponen en todas las ferias o te aferras a construir con tu apellido una dinastía, con calzador, por la fuerza, con violencia... lo que nos quema es el mal gusto, ese dejo de desesperación, que no es sino el escozor de los límites que tiene la gente que no nació en cuna de oro. La oreja de Luis David Adame, bien ganada.

Volví a la plaza y me encontré a los amigos, a las amigas, tomé 43 carajillos... no hacía frío. La plaza era la misma, los toreros valientes... son ya otros. A Roca Rey no lo había visto, con ello me refiero a que no sabía de él sino por los comentarios, unas cuantas reseñas y algunos videos editados donde se le veía confiado. Me sorprendió su calma. Su calma es real. El poco espacio entre el toro y él, también. Sólo falta que no lo mate un toro y mantenga esa línea que lo deja en el justo punto entre la temeridad y la clase. Si pierde ese lugar su toreo será "normal", sin emoción, sin peligro, o será vulgar...
Lo comparo con Arturo Macías porque es precisamente el caso en el que el torero se quedó sólo con el valor. Y la Tauromaquia no sólo es la emoción por la temeridad sino la posibilidad de convertir ese vértigo en cadencia. El punto justo en el que se encuentra Andrés Roca Rey.  ¡Qué nombre tan raro para un torero! Andrés... Quién lo iba a imaginar.

Fue una pena que no tuviera suerte con la espada, ojalá Manzanares abriera curso intensivo de estocadas para toreros en activo. Urge que sepan matar... por algo el oficio se nombra matador de toros y no descabellador  de reses...
Los toros fueron bien presentados, incluso el de Xajay tenía "presencia" aunque para algunos aficionados como yo, le faltaba un poco de trapío.

Pero ligando, creo que la plaza, Roca Rey y yo estamos en calma. Será un buen año para mí y espero que también para todos vosotros.












Comentarios

Entradas populares de este blog

Caminar con mis padres por la plaza

Poesía barroca y toros