Hablando de toros

Hay días que en los que no hace falta hablar de toros...
pero las noches... Dios Santo!!
¡Yo podría hablar de toros todas las noches del mundo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me sorprendió su calma

Antes de que olvide lo que fue

Las banderillas... el tercio acrobático