sábado

El toro último animal divinizado de occidente

El toro ha sido considerado tanto enemigo como víctima desde tiempos inmemorables. Esta condición es observable en los rastros que la humanidad ha dejado a su paso por el tiempo. En un primer momento fue un enemigo: pues era un ser peligroso que le disputaba al hombre su dominio sobre la tierra. Las cuevas de Lascaux y Altamira, justo en ese sentido son claras. Pero también dejan ver que paulatinamente, y esto se refuerza en el sedentarismo al que nos sujetamos... que el toro se convertirá también en víctima. Y es así como el toro en las primeras civilizaciones se convierte en una imagen religiosa, vinculada con la fuerza, la fertilidad y pureza.

Egipto y sus tres dioses toro 


En la ribera del Nilo adquirieron la forma de toro, tres dioses: Apis (Osiris), Mnevis (Re-Athum) y Bukhis (Montú).

Osiris uno de los dioses más importantes del antigüo Egipto. Éste era venerado por su poder generador, pues se encargaba de la fecundidad de la tierra. 
El sacrificio de un toro (buey) representaba la resurrección de Osiris: aportaba el renacer de la naturaleza entera y la prosperidad agraria anual. Para el sacrificio de la encarnación del dios, el toro debía ser: negro al menos en la cabeza, tener una mancha blanca en la frente o testuz; debía tener un águila con las alas desplegadas o una media luna blanca, además de tener un escarabajo dibujado en la lengua. Lo interesante de esa divinización es que se parece mucho a la actual, pues a este toro se le rodeaba de un harem de terneras y recibía al morir honores especiales... suena muy parecido a lo que es la fiesta de los toros. Los gastos funerarios de este toro eran costeados por los faraones. El sacrificio consistía en hacer del toro catorce pedazos que los fieles consumían comunitariamente. Después del entierro los sacerdotes buscaban al sucesor que era acompañado a sus aposentos dentro del tiempo, en medio de una gran fiesta.

Osiris el dios de la fertilidad para los Egipcios era
representado por un toro como este. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si usted es un antitaurino majadero favor de ahorrarse teclear cualquier comentario, no me haga perder tiempo; si no es majadero podríamos entablar un diálogo ameno, en tal caso deje su comentario...
Taurinos, aficionados, villamelones y anexas... escriban sin más...