martes

Gracias lectores de Pasifae...






Espero que este 2010 haya dejado en cada uno de ustedes el milagro taurino, y que el duende los persiga y los mantenga en el hervor de la faena en el 2011...


Pidamos toros y exijamos a los toreros la faena cumbre en cada tarde, aunque sea de pueblo, aunque sea con toro-perros...

Felices fiestas a los que participan de alguna fe, pero también felices Fiestas a aquellos que como yo tan solo creen en el hombre y Toro.


Saludos a todos y gracias por hacer de este 2010 el año más intenso de mi vida profesional, que por cierto recién comienza...

Olé por todos nosotros, los taurinos del mundo!!

domingo

Matías, Matías...

La 7a Corrida de la XLV Temporada Grande protagonizada por 
JOSÉ MARÍA LUEVANO, MATÍAS TEJELA Y JUAN CHÁVEZ
con toros de LA SOLEDAD...

Qué cosa, Luévano se quedó muy corto, entre el toro que desistía y él que no se concentraba... 

Juan Chávez demostró una vez más que nuestros toreros jóvenes no son materia prima de las temporadas en el interior... qué hacer? pues invitarlos a formar cartel... caray esos empresarios... como siempre holgazaneando para pensar... Pero bueno no hubo suerte, falta de técnica que no de valor, arrojo y una temeridad sin estilo...


Matías Tejela estuvo bien, sin tanto tranco como los españoles ya conocidos por los de insurgentes, vino a dar una lección: No se requiere de un nombre rimbombante, ni siquiera de un trapío ibérico, ni de una muleta con exceso de clase o elegancia, vaya con saberse torero, sentirse torero, un poco de arte y otro poquillo de técnica se puede desorejar a los perro-toros que llegan a La México. Matías cortó una oreja a su primero, a su segundo nada y regaló (como se está haciendo costumbre) uno más al que estuvo a una estocada certera de cortarle las dos orejitas... ni hablar...


Lo del toro de regalo es ya intrigante... creo que se debe a la poca pericia del empresario o los toreros que escogen la ganadería y con ello sellan su destino, del que luego reculan ante los toro-perros que les dejan venir. Esta tal vez sea la misma razón por la que se prohibió regalar toros hace unas cuantas temporadas... lo recuerdan... claro esto taparía la fechoría... ahora es evidente que hay toro-perros de regalo por falta de TORO!!! 


Bueno un saludo a todos desde mis territorios...

Toros con nombres alados... Guadalupano, un toro más que se anota en la historia...

Para Majo...

A disfrutar...

miércoles

La México...

Yo sé que para muchos la Plaza México resulta decepcionante, sin embargo este domingo asistí...

Desde que era niña mi abuelito me hablaba de ella y de lo difícil que es para un torero pasearse vestido de luces por su callejón... y mi papá de lo maravilloso que sería ir todos juntos a esa Plaza (sí con mayúscula).

Mi abuelito recién ha muerto, mi papá no ha pisado la plaza aún, pero yo, fuera de toda probabilidad me he colado en un viaje que organizó el Círculo de Estudios Taurinos de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla UPAEP, y al que me han invitado cordialmente, sin saber que me han dado el viaje que cierra con todo, este gran año.

Me resulta increíble poder contarles. Salimos muy temprano, eran a penas 8:30 y el frío se dejaba sentir... el club de fumadores lo resistía con devoción fuera del camión esperando ansiosos y no, a los que venían retrasados. Luego zarpamos: la foto de mi abue, la bota (una Paternina comprada por Ebay), mi Kangol y claro mi Nikon me acompañaron felices al viaje. Fue maravilloso, me sentía entre ansiosa y angustiada, porque no tenía ni idea de lo que encontraría, de verdad que no me imaginaba nada... me resistí a pensarme ahí... por temor a decepcionarme, por temor a no tener nada al final del día.


Pero no fue así...


Me acompañó un gran taurino, lo saludaban a cada paso, Fernando Rascón es muy querido por la gente del toro, conocido de los puestos y de los que lidian con el coso. Como una especie de hija postiza, yo iba a su lado maravillada de todo. Entusiasmada a cada paso hacia lo que seguía.






Luego de comprar los boletos me di una breve sacudida de piernas y sí anduve de mirona, pero no podía moverme mucho... Minutos después llamaron al grupo, todos juntos entramos a la plaza, nos iban a dar un tour por sus entrañas... qué maravilla, qué delicioso...  La barda me impresionó ciertamente, los corrales hundidos en una esquina dejaban ver a penas a los toros.


Los pasamos a penas de largo... llegamos al túnel que da al ruedo... caray... yo estaba tan feliz... mis ojos se humedecieron... me mordí los labios y abracé mi cámara... no podía sentirme más contenta... pisaba el callejón de la plaza más grande del mundo con una bota cruzada al pecho y una nikon de última generación... Lo sé bien, pudo ser mejor... mi abue, mi papá, un buen amor... pero no todo se puede tener al mismo tiempo... así que me aferré al lente, respiré profundísmo y salté a la arena con el corazón sincerado y fiel a la Fiesta, la Fiesta generosa siempre para conmigo.






Qué milagroso, pisar el callejón, recorrerlo, olerlo, tocar las tablas, mirar unay otra vez las placas que conmemoran muertes o eventos sorprendentes, como la afición de hombres-crónica o toros voladores con nombres alados... Y escuchar la voz del torilero que desde hace cincuenta y cinco años abre paso al dios sol, sí nuestro toro bravo...  Y miré sin sentir la puerta de toriles desde el burladero de matadores, tan alto para mí, como no tienen idea, para foto tuve que pararme de puntitas... Visité la enfermería lugar oscuro de la plaza... tanto como el rastro. Ahí una breve plática acerca de la cirugía taurina...








De último toro: el sorteo... Tarjetas especiales, expectantes todos, muchos hombres, mucho miedo, mucha testosterona, mucho silencio roto tan solo por el mero bueno del callejón... Caray, aquí las imágenes.





















Tras el sorteo un último vistazo al patio de cuadrillas... el rastro... y otra vez de vuelta a la calle a comer para regresar listos a la corrida... No importa la empresa, la Plaza México es una construcción maravillosa, embelesada volví a ella no para husmear sus entrañas sino para disfrutar de su Fiesta!










Esta foto es de regalo, porque señores, esto es afición pura:





lunes

Perera tan cerca... Zotoluco tan lejos... el Payo en la medianía...

Caray! cómo arrancar esta crónica... es difícil porque ayer por primera vez caminé por la Plaza más Grande del Mundo... y sí la emoción sigue...


Pero bueno al toro...

Perera cortó dos orejas a su primer toro. Con el capote estuvo muy bien, con la muleta mejor... el toro resultó mediano en todos los sentidos sin embargo ayudó al torero a pagar de vuelta las entradas. Tiene luces y no me refiero al traje sino a su sapiencia taurina, supo cómo resolverse y recrearse con aquella res. Con su segundo no hubo suerte.

Sí hubo muchos pitos para los astados. A uno de plano lo regresamos a corrales pues llegó lesionado de una pata. Pero el que salió no era un toro toro, más bien como que novillo, reservón, bastante reservón, al que el Zotoluco no más le dio prontísima muerte. A su primero No le hizo nada, al segundo más bien tercero, no más nada, y regaló uno que qué cosa!!! horror, horror... pero bueno lo castigó con la pica como si estuviésemos a pincipios del s. XX y para colmo lo llevó en cuantito a la querencia, con todo y capote, el toro se rajó y para la muleta no quedaba nada!!! y bueno para qué me sigo quejando.

El Payo no se "acomodó" o más bien no pudo entender al becerro, perdón, al toro, los toros que lidió. No más no se le notó a gusto aunque como siempre arrancó sus faenas con mucho valor. Pero bueno, pero bueno, pero bueno.

Así la lidia... espero volver a La México y emocionarme... el siguiente post hablará de la experiencia... un recorrido por la plaza más grande del mundo... aunque no la que tenga la mejor de las Fiestas.... :(